xxx perros

De vacaciones en la casa de mi profesor ¡Me follo bien rico!

Durante todo el instituto tuve muy buena relación con uno de mis profesores, siempre hubo tensión sexual, pero nunca llegó a pasar nada más allá de leves tocamientos. El año que viene voy a ir a estudiar a la universidad en la ciudad donde él pasa los veranos, así que decido hacerle una visita para que me haga de guía turístico de la ciudad, así puedo conocerla antes de empezar la universidad. Con esta idea en la cabeza le escribo un whatsapp.

Lavando la polla de mi nuevo potro, descubrí que la tiene muy grande y eso me hizo desearlo, me hizo querer follar con él

Cuando éramos niños mi padre solía llevarnos a un rancho que teníamos en la carretera. Había muchas vacas y gallinas. No solía vender masivamente como los grandes empresarios ganaderos pero solía irle bien. Normalmente había un encargado del rancho al que mi padre le pagaba y Lo manejaban junto con un amigo muy cercano a mi padre que por su cercanía lo llamábamos tío Samuel. Era un hombre muy amable y nos conocía desde que habíamos nacido a todos, o es lo que el solía decir. Cada verano íbamos a aprender del rancho. Como ayudar, como trabajar, aprendíamos a montar entre mil actividades más.

Excita ver el clitoris de la puta maquita, Ella tiembla de placer y sus labios vaginales se dilatan y aprietan mas rico mi pene

Despierto, miro a mi lado y allí esta dormidita a mi lado, mi bebe duerme como una princesa, decido cabalgarla así dormidita, separo sus piernas y ubico la punta de mi pico en la entradita de su chorito…. mágicamente al contacto de mi pico, su chorito se moja, permitiéndome penetrarla fácilmente, despierta algo asustada y al verme sonríe aliviada, se integra al sexo, menea sus caderitas muy rico, aprieta con su chorito mi pico, comenzamos a jadear y jadear, estamos muy compenetrados. A lo lejos se oye un teléfono, no nos preocupa, seguimos tirando, su chorito comienza a quemar mi pico, mi pico comienza a raspar su chorito y ahí esta, nuestro rico orgasmo, gritamos, reímos, nos besamos y ella moja mis caderas y mis sabanas, por mi parte inundo su chorito de moco. Ella tiembla de placer y sus labios vaginales se dilatan y aprietan mas rico mi pene, no quiere soltar mi pico, su chorito se resiste a liberar mi pico y sus piernas abrazadas a mi cadera, parece apoyar esa noción. Se ríe, goza y disfruta de mi semen resbalando desde su vaginita hacia mi sabana. Vuelve a sonar el celular, esta sobre el velador, se lo alcanzo y ella comienza a hablar:

Mi mujer organizo todo para que nos grabara, para que un hombre nos grabara y nos viera coger. Una fantasía hecha realidad

Motel donde sólo se viene a tener sexo, donde estando mi esposa Carmen y yo en una cama enorme de 2×2, habiéndonos besado y refregado durante media hora en el Jacuzzi antes, Carmen ardiente como nunca antes había visto por ser hoy el día que haríamos posible un deseo, una fantasía sexual que ambos deseamos realizar y que la sorprendí hace 1 hora en el restaurante, mientras cenábamos, escucharme decir que había preparado todo para que nos filmaran mientras teníamos sexo.  Me preguntó 12 veces si estaba seguro.

Así se follan a mi mujer en una orgía en Bilbao

Bueno este relato que os cuento, si no hubiera cambiado la forma de ser de mi marido ,no hubiera pasado, pero desde que como sabéis , a cambiado espectacularmente, que ya cada vez que le deja un hueco mi cuñado Ramón, me esta haciendo disfrutar más que todo el tiempo que llevamos casados, me dijo un día que tenia que ir por tema de negocios a Bilbao, que si podía pasar unos días sin la polla de su hermano, yo como lo quiero tanto t más ahora le dije que si, además le vendrían bien a mi cuñado y a Lola mi vecina, que follaria ella sola con Ramón, además aprovecharía también para llevarse a su casa a Joaquín.

Lo que me atrajo de mi madre es su hermoso culo

Tenía ya 18 años y la obsesión hacía MI MADRE LAURA iba creciendo día a día, sentía una fuerte atracción hacia ella, solo con mirarla me excitaba, me pasaba todo el día observándola, espiándola por la casa, la quería y la deseaba más que a ninguna otra mujer, para mi ella es la mujer más sexy y hermosa del mundo.

No es para nada malo cumplir una condena

Habían pasado unos tres meses desde que mi condena se hizo efectiva y me encontraba confinado en una prisión estatal. Los días pasaban uno detrás de otro con la misma monotonía y yo hacia lo posible para no meterme en líos que pudieran ocasionarme unos meses de penalización. Tenia como compañero de celda a un tipo de casi mi misma edad y la relación era buena, dentro de lo buena que puede ser una convivencia en la cárcel y además le quedaban tan solo unos días para salir de prisión ya que llevaba años encerrado allí, aunque nunca hice por enterarme del motivo, era algo que no tenía importancia para mí. Una mañana casi amaneciendo abrieron las puertas de la celda y la seguridad de la prisión entro rápidamente y nos engrilletaron, informando que nos trasladaban a toda el ala oeste que es donde me encontraba debido a una plaga de insectos que había logrado poner en serios problemas a todo el complejo, a pesar de que no pude apreciar animal alguno ni vivo ni muerto. Nos llevaron al patio aun engrilletados y montamos en el bus de la prisión, tapándonos casi de inmediato la cabeza con una mascara que impedía que se vislumbrara claridad alguna a través de ella como medida de seguridad y evitar que conociéramos el recorrido. Pasado un buen rato que no pude calcular pero que debía de ser como dos horas mas tarde el bus aminoro la marcha y pudimos escuchar voces fuera. Se trataba de las voces de otros efectivos de seguridad que comprobaban el acceso, por lo que deduje que habíamos llegado a nuestro nuevo destino. Nos levantaron de nuestros asientos aun con la cabeza tapada y descendimos del bus, caminando durante mas o menos un minuto en oscuridad y ayudados por el personal que agarraban nuestros brazos, nos detuvieron y descubrieron por fin nuestras cabezas para poder comprobar como estábamos en un patio de otro recinto penitenciario, vigilados desde arriba por guardias que apuntaban con sus armas directamente a nuestros cuerpos, además del abundante número que, además de los mencionados se encontraban junto a nosotros. Accedimos al interior de las instalaciones y pude observar como el lugar era viejo, casi no había iluminación y que hacia que aquel sitio fuera de lo más sombrío. Era un modulo enorme, con celdas a ambos lados del pasillo en el que nos encontrábamos y unas frente a otras, había también estrechas escaleras para acceder a la planta superior que se dibujaba exactamente a la que teníamos ante nosotros, aunque me era imposible adivinar mucho más. Con un fuerte empujón nos ordenaron comenzar a caminar hasta el centro del pasillo y abrieron una de las celdas que, mas que una celda era como una especie de jaula de dimensiones muy pequeñas y que constaba de una litera y un inodoro ridículo, por lo que apenas había espacio para hacer prácticamente nada sin casi tocarnos si mi compañero y yo permanecíamos de pie en ese cuadriculo. No teníamos puertas para acceder y lo que las sustituían eran gruesos barrotes de metal casi pegados uno al lado del otro, como en las viejas prisiones de las películas por lo que podía verse perfectamente lo que hacían los presos de enfrente.

Una noche que jamás me hubiera imaginado con mi compañero de cuarto

Pocas veces la empresa nos hacía coincidir a dos en el mismo lugar, pero cuando eso ocurría teníamos que estar en el mismo hotel y habitación para reducir gastos. A mí me había ocurrido en alguna ocasión, pero casi siempre había dos camas en la misma; pocas veces ocurría que tuviésemos que dormir en una sola los dos, que es lo que sucedió en este caso.

Un trio inesperado, con un maduro experto que nos hizo disfrutar de experiencias completamente nuevas y únicas

Hola somos una pareja madura que tras una larga monotonía en el sexo hemos decidido dar un paso y probar nuevas vías para activar lo que parece se está perdiendo, yo soy Carlos y mi mujer Sonia, ambos en los 50 pero bien conservados, yo soy bi curioso  y ella acepta esto perfectamente siempre que el sexo sea compartido aunque nunca antes hemos tendido ninguna aventura fuera.

Tengo 24 años y mi vecino tiene 45, jamás imagine que disfrutaría tanto el hacerlo con alguien mayor

comenzare dicendo que mi nombre es valeria tengo 24 años soy trigueña delgada, ojos cafe, uso lentes, cabello a la cintura castaño, tengo curvas y un cuerpo proporcionado. mi vecino tiene 45 años es un tipo que se mantiene bien, el vive con su esposa pero pasa de viaje siempre se ve sentado afuera de su casa viendo gente pasar. desde que llegaron a esa casa me gusta tiene aspecto de ser rudo, imponente. cuando veo por mi ventana que esta el sentado fuera de sucasa me encanta provocarlo uso short poleras delgadas y sin nada debajo. el no es muy bueno para la tecnologia asi que un dia que iba llegando del colegio (tenia 17 años cuando sucedio) me saludo y me dijo si podia ayudarle en un problema con el wi fi de su casa yo accedi, subi a mi dormitorio a dejar mi mochila y me saque el sosten, pero igual fui con uniforme..

Mi vecino me muestra un mundo completamente desconocido para mi

Me desperté una mañana fría de invierno muy temprano para ir a la universidad. Como todas las mañanas me estiraba en la cama y veía como se había formado una montaña en mis sabanas, producto de una tremenda erección. Mi polla siempre me saludaba de esa manera, pero hoy la notaba aún más hinchada producto del sueño erótico que había tenido esa misma noche. Me levanté buscando a tientas las zapatillas de andar por casa y me dirigí al baño. Cuando le di al interruptor mis ojos se cegaron unos segundos por el cambio de luz hasta que se adaptaron. En mi baño tenemos un espejo apoyado contra la pared en la que me puedo ver el cuerpo entero. Desde los 18 años, cada mañana me ponía enfrente de ese espejo y empezaba a desnudarme como si me estuviera haciendo un striptease a mí mismo. Me excitaba ver mi cuerpo desnudándose poco a poco como si lo hiciera para otra persona. Primero me quitaba los calcetines que solía llevar a causa del frio. A continuación, me quitaba la camiseta dejando al aire mi torso desnudo. No tenía un cuerpo de escándalo, pero no me quejaba. Tenía los pectorales algo definidos, al igual que mis abdominales. Mis brazos eran delgados y mis bíceps no sobresalían. La verdad es que para el poco deporte que hacía no podía pedir más. Solo iba al gimnasio una vez por semana con una amiga y últimamente me pasaba más tiempo en los vestuarios que haciendo ejercicio.

Dejándome llevar por mi amiga y el director

Hola, mi nombre es Pamela, ya he venido teniendo nuevos amigos, gracias a esta página, ya que como lo he dicho en todos mis anteriores relatos, pueden escribirme a mi correo, y no a todos, pero si les contesto a la mayoría ,soy una chica de 20 años y vivo en puebla que es una ciudad de México, fui muy guapa desde pequeña ya que saque a mi mamá , si ya antes me as leído sabes como soy, o hasta has visto fotos mías por wattsapp, pero si no me conoces aun, déjame te platico que: bueno mido 1.55, pero mis medidas son 98-65-102 mmm… bueno ya empezare con mi sexto relato ojala sea de sus agrado.