xxx incrsto

Conocí a un joven por internet y nuestro primer encuentro fue intenso

Wow! Así quiero comenzar a contarles cómo anoche, tuve una gran experiencia con un joven de 21 años, fue realmente un wow!. Me ha dado por chatear y regalar mis fotos en ropa interior, especialmente a jovenes entre 18 y 22 años, me excita mucho saber que estos jóvenes llenos de deseo sexual, se calientas con una mujer mayor (38) jejejje. Bueno, así conocí a Sebastian, un chico puertorriqueño de 19 años, con quien comenzamos ha chatear hace algunos días, recuerdo que el me escribo un simple “hola” y me envío un link con una foto, su pene, un inmenso miembro de 25 cm según lo que el decía y la verdad es que en la foto se veía bien grande, grueso.

Cómo termine con la caliente madrina de mi hijo

Esto que voy a contar ocurrió hace apenas dos días. Esta vez voy a prescindir de nombres, porque es algo real. soy un tipo de 50 años, casado y con hijos. Vivimos en una barriada de Sevilla. Con esto del confinamiento no nos hemos visto con nadie, y en cuanto han levantado la veda, hemos quedado con nuestros amigos. Como mí casa es grande, solemos quedar aquí, hace dos días estuvieron los padrinos de mí hijo pequeño.

Anabel salió del baño que está dentro del cuarto empapada, solamente con una toalla cubriéndole su prodigioso cuerpo

El siguiente relato sucedió hace dos años, por aquellos entonces vivía en casa de mis padres, con mi hermana también, esto me proporcionaba el poder contemplar a las amigas de ella, con las cuales me llevaba muy bien. En verano mis padres se fueron de viaje de vacaciones a Francia, y nos quedamos los dos en la casa. Nada más irse mis padres, mi hermana me pidió que le diera permiso para invitar a algunas de sus amigas a quedarse en su habitación a dormir, así no se aburriría, acepté e invitó a tres amigas, entre ellas Anabel, la más intima de mi hermana y con la que más confianza tenía, además ella siempre me había llamado la atención por su hermoso cuerpo, sus largas piernas, sus pechos redondos, su cabello rubio, su carita de ángel, ella es alta, y tiene la piel blanca. Cuando ellas llegaron, se pusieron a ordenar la habitación de mi hermana, que era la más grande, les llevé unas colchonetas que teníamos para ese tipo de casos.

Mi primo se durmió, pero no lo deje por mucho porque desperté esa enorme polla que tiene para satisfacerme esa noche

Mi primo se había quedado totalmente dormido por el cansancio de tanto placer y yo aún no había llegado al clímax. Estaba algo molesta por eso, pero no soy de las mujeres que se quedan cruzadas de brazos cuando tienen un problema. Siempre he sido del tipo de mujeres que ponen manos a la obra, y eso es justamente lo que iba a hacer. La enorme y gruesa polla de mi primo yacía sobre su pierna flácida por completo. Estaba agotada igual que su dueño, pero yo estaba decidida y enteramente dispuesta a despertar a aquella enorme y bestial polla. Mi vagina ansiaba y se llenaba de humedad con la sola idea de poder tenerlo dentro. Su enorme polla brillaba, rebosante por aquel grosor y lucía realmente apetecible. Yo comencé lamiéndolo como una paleta de chocolate, que era justo lo que parecía una gran paleta de choco banana (un postre en mi país, que es un plátano grande cubierto por chocolate totalmente helado) una completa delicia. Lo lleve a mi boca probando aun restos de su leche. El sabor era delicioso y mi lengua degustaba hasta el punto de extasiarse con su sabor. Mis papilas gustativas tenían miles de pequeños orgasmo al probar su dulce eyaculación.

Después de experiencias no demasiado gratas con chicos de mi edad, descubrí mi potencial con un profesor

Hola. Mi nombre es Clara, y lo que voy a contar sucedió hace ya ocho años. Cuando me miro en el espejo me sigo gustando. No es que sea una belleza de relumbrón, pero mis ojos oscuros, grandes y sombreados por largas pestañas siguen teniendo ese brillo que tantas veces me han admirado. La boca es quizús demasiado grande, con labios gruesos y sensuales de los que se reían mis hermanos cuando era pequeña, pero que ahora estún de moda. Mis pechos siguen erguidos, ahora que ya soy madre y que aún han crecido mús. Aún recuerdo mis apuros cuando fui la primera de la clase en llevar sujetador, y el complejo que tuve a causa de su tamaño.

Con la lengua en mi polla, someto a Rafael a hacer lo que yo deseo, se convierte en mi esclavo sexual

En el momento de llegar a la fábrica nos hemos puesto a trabajar como locos, he tenido mucha suerte de que André colocara a Elie a mi lado, o a mi al suyo que es igual pero no lo mismo, está resultando una ayuda y maestra inestimable. En el momento de entrar en mi despacho mi jefe me está reclamando el informe sobre el viaje a Arras, menos mal que ya lo teníamos prácticamente terminado después del trabajo extra en nuestras casas.

Me encanta disfrutar del porno matutino en el avión

En los vuelos de primera hora, la gente tiene la costumbre de dormir. Yo suelo viajar muy despierto, sobre todo si tengo una reunión importante al llegar a mi destino. La reunión de aquel día era realmente importante. Necesitaba relajarme.La mascarilla me hacía sentir anónimo, libre para hacer lo que quisiera.

Me desquito con Marialuz en una cálida visita de cortesía

Su marido acababa de salir de casa para llevar al pequeño a un exclusivo colegio de una población aledaña a Barcelona. Luego, se iría a trabajar y no volvería a casa hasta media tarde, justo después de recogerlo de la misma escuela. Ella volvió a la cocina y se dispuso a tomarse el café que le quedaba en la taza. Mordisqueo la media tostada integral que solía desayunar y abrió el correo en el teléfono, para ver que había de nuevo. Otro tranquilo día en casa. Hacia una semana desde “aquello” conmigo y desde entonces, no había vuelto a pisar la oficina. Era una de las ventajas de ser la jefa de departamento: no tenía que dar demasiadas explicaciones a nadie y menos si quien se las pedía lo hacía desde su silla. La misma silla donde se sentaba para que la rubia le comiera la polla hasta vaciarle los huevos. Eso sí, siempre con goma saborizada. El semen era algo que detestaba, incluso el de su propio marido, así que cuando decidieron tener un hijo, lo hicieron por in vitro. De esta manera, se evito tener que retener en su cuerpo material salido de la polla de un tío sin que hubiera sido aprobado y esterilizado por un laboratorio.

Sexo bastante placentero a través de Instagram

Es curioso ver cómo algunas de las mejores cosas de la vida ocurren de forma absolutamente casual y sin tenerlo previsto. Por ejemplo, Cristina. Ella es una chica que un día empezó a seguirme en Instagram porque le hizo gracia una tontería que subí. Al principio simplemente era comentar esas tonterías. Respondía a mis historias, y si me pillaba con ganas le seguía la conversación —podíamos hablar durante horas—. Poco a poco, ella se iba volviendo más cariñosa. No era demasiado, simplemente mandarme besos, llamarme guapo o preocuparse por mí, pero me di cuenta de que la tenía ahí. Y a mí me excitó la idea. No penséis mal, simplemente no he tenido mucha suerte con las mujeres a lo largo de mi vida, y tener la posibilidad de “jugar” —nunca en el mal sentido— con una me gustaba.