xxx con mi primo

Alberto no puede cada día dejar de sentirse obsesionado por su nueva vecina Luisa, hasta tal punto que el marido de ésta se da cuenta

Un joven matrimonio Alberto y Charo se compran un chalet en las afueras, allí conocen a sus nuevos vecinos con los que congenian muy bien y rápidamente. Alberto no puede cada día dejar de sentirse obsesionado por su nueva vecina Luisa, hasta tal punto que el marido de ésta se da cuenta y se la ofrece explicándole que son muy liberales y que será un placer poder hacer realidad la fantasía de Alberto y el disfrute de todos. Alberto satisfacerá sus fantasías más allá de lo que pensaba … sodomizando a Luisa por primera vez. Es difícil de entender, pero la vida a menudo se comporta como una extraña bola de nieve. Lo que quiero decir es que una pequeña acción, un gesto, una cosa que nos parece no tiene ninguna importancia, resulta que después de unos años ha cambiado tu vida por completo. Es como una fuente llena de cerezas, coges una y cuando tiras salen, enganchadas a esa, una ristra continua de cerezas. Bueno, en realidad no es la vida, son.. las mujeres.

Gracias a mi esposo me convertí en una puta infiel

No hubo necesidad de palabras. En cuanto Raúl me vió al abrir la puerta de su casa, sabía a lo que iba. Cerré la puerta trás de mí, al tiempo que me avalanzaba hacia sus brazos, fundiendonós en un beso largo, profundo. Con nuestras lenguas peleando dentro de nuestras bocas. Sus manos recorrieron mi espalda, para luego terminar en mi pequeño trasero, el cual apretaba y estrujaba como si fuera un minusculo globo y quisiera reventarlo. Yo al mismo tiempo me repegaba a su cuerpo, presionando mi area púbica contra su miembro. Moría por sentir su verga. Esa verga que me me tenía loca al grado de estar en ese instante siendole infíel a mi esposo Tommy con uno de sus amigos.

Seduciendo a mi hermano con mi bikini amarillo

Era sábado por la mañana. Deliberadamente me dispuse a probarme el bikini amarillo brasileño de lacitos. Es el último que me he comprado y el más minúsculo que he tenido en mi vida. Mi chico, que casualmente se llama como mi hermano, Carlos, está obsesionado con los tamaños pequeños en cuanto a la ropa que me pongo. Es, o mejor dicho, le gusta que yo sea exhibicionista en cuanto a mi atuendo. Deliberadamente me lo probé frente al espejo de cuerpo entero del armario de nuestra habitación, la de Salomé y mía. Desde el pasillo se ve el espejo entero. Deliberadamente, a propósito, dejando la puerta de mi habitación de par en par, sabiendo que mi hermano Carlos iba a verme al pasar. Se acababa de levantar, le oí trasteando y sabía que en pocos segundos pasaría por el pasillo camino del baño. Como ya os conté en mis anteriores relatos Carlos ya ha cumplido los 21 y yo tengo 24 años, Mientras que Salomé, la pequeña tiene dieciocho.

Provocando incesto entre mi guapa esposa y su hermano, ellos tenían algo pendiente desde hace mucho años y llego el momento de follar

En mi relato anterior comente como me calento los jueguitos que tuvimos entre mi esposa Sandra y su hermano Jose, ella termino sintiendo la verga dura de su hermano sentada encima de él.. Desde ese día que corrobore como mi cuñado Jose deseaba a Sandra y que no paraba de verle las tetas y terminó bailando con ella dándole una sabada de nalgas, no dejaba de pensar en como llegar a algo mas.

Salimos de la escuela con mi novio, fuimos hasta mi casa para hacer guarradas en el baño. Probé orina por primera vez y me encanto

Hola de nuevo a todos. Perdón por estar ausente de el foro tanto tiempo, he estado ocupada y las fiestas de navidad y fin de año entre otras cosas me han tenido muy atareada. Aparte que estube castigada en casa y aunque tengo muchas cosas que contar, mi cerebro se blockeó y no hallaba como empezar a escribir. Pero bueno, ya estoy de vuelta con un relato. Confieso que es el relato mas cochinito que he escrito, con algunos fetiches, asi que espero les guste y no defraudarlos.

Esta vez no estuve con mi vecino viejito, estuve con la amiga que tiene una enorme verga y me hizo volver loca

¿Hola amigos, soy Lucia, se acuerdan? Claro que sí, le he contado mucha de mis aventuras amorosas, y hoy les comentare otra de las tantas que he tenido. Espero que les guste. Todo sucedió una tarde de mucho calor, estábamos solas mi mama y yo, por lo tanto, andábamos en ropa menor. Tomábamos un té sentadas en el sofá, charlando de temas sin importancia, ya habíamos limpiado y fregado todo, es decir estábamos fresquita como una lechuga después de un baño para sacarnos el sudor de la lavada de piso. En eso suena el timbre de calle, y ambas nos miramos, interrogándonos con la mirada de quien pudiera ser.  Corrimos el visillo de la ventana de calle, y vimos que era Fabiana, una amiga traba que tenemos, lo cual ya he comentado acá. Nos miramos con mama y se nos hizo agua la boca, “ya te abro Fabiana” dije y Sali como estaba vestida, bueno mejor dicho desvestida, me puse detrás de la puerta y abrí un poco solo para que pasara mi amiga, “seguís tan divina como siempre” me dijo y paso, mi mama la salió a recibir del mismo modo que yo y dijo” hum me parece que hoy hay orgia” y nos reímos las tres. Una vez adentro, acoto que ella no sería menos y se despojó de su ropa, quedando con un precioso bikini rosado con puntillas, con mi mama nos mojamos toda, ya estábamos cuando descubrimos quien era nuestra visitante. Nuestra amiga no pudo esconder su pene pues en seguida entro en clima, quedando una barra de carne punzante, llena de venas, con una cabeza cónica, en una palabra, hermosa. Que grande y apetecible como siempre, dije mirando su pija, es tuya, hermosa, me dijo nuestra visita. Y ni corta ni perezosa, me arrodille ante ella, saque su verga llena de venas azules y me la engullí en la boca. Como siempre sabrosa, le chupe desde su cabeza hasta los testículos.  Miro de reojo a mi progenitora y la veo haciéndose un dedito, eso me puso a dos mil, y aguantando las arcadas me metí todo el pene en la boca, aaahhh pero que puta habías sido, Lucí has aprendido a hacer buenas memas, seguí trola, me decía Fabiana empujando me cabeza para que pudiera entrar más su pija. Mis ojos lagrimeaban de no poder respirar, y me boca se llenó de saliva, saliendo por mis labios a mojar todo el pene. Después de un rato de chupar y saborear aquello tan rico, me dijo que me sentara sobre su verga, porque me imagino que ya tu culo abra sanado  de la rotura con la verga de mi amiga, dijo pero primero me puso en 4 con mi ojete para arriba, con los codos en las rodilla, abrió mis nalgas y con suma maestría me chupo bien la conchita y el ano, así bien mojado como estaba con mis jugos y su saliva, me agarro de la cintura, me  llevo despacio a sentarme no sin antes tantearme el agujerito y llevar su pija hacia él, una vez que le avise que estaba en la puerta, si amor ahí está bien, alcance a decir entonces ella empujo hacia abajo entrando la mitad, realmente lo sentí entrar lanzando un grito de dolor, pero no sin antes finalizar el alarido lo tenía todo adentro, metiendo ella sus dedos en mi concha haciendo la delicia en mi de sentir mi ojete perforado y sintiendo la verga y al mismo tiempo  recibiendo el placer de una buena paja. Me olvidé del dolor, y comencé a girar mis caderas, produciendo un enorme placer en la traba, quien se ayudaba empujando mis hombros hacia abajo. Que gusto y placer estaba sintiendo, tenía toda la hermosa verga en mi culo y dos dedos empujando en mi conchita, y ahí no aguante más y descargue mi primera eyaculación, abundante como siempre, parecía que orinaba, mojando toda la mano de Fabiana y un poco el sofá donde me tenía ensartada. Levante mis piernas para que entrara más, a pesar del dolor me sentía muy caliente, y animaba a la traba a meter más rómpeme toda, métela más que divino acotaba a cada empuje de ella sintiendo su pedazo entrar y romper mi intestino. Hasta que se vino dentro de mí, sentí su leche calentita para luego su pija quedar flácida poco a poco escapando de mi ano. Al levantarme de su falda, vi su verga que estaba un poco sucia por el lugar donde la tenía ella se levantó pidió disculpas y fue al baño a lavarse, ya conocía la casa. ¿Te dolió?Interrogo mi mama si bastante conteste, aun me escuece un poco, sobre todo cuando lo frunzo.  Ven arrodíllate me dijo y así lo hice, ella con delicadeza me tomo de mis nalgas y las abrió quizás exagerando un poco para ver mi agujero, no

Un destino incierto que me calienta y motiva

Hace tanto rato que oscureció que me atrevo a decir que ya es media noche, estoy escondida desde temprano en un amplio jardín y tengo el cuerpo entumecido a causa de permanecer agachada entre los matorrales desde hace horas. Es la tercera vez que vengo aquí y al parecer mis sospechas son ciertas; los dueños de la casa llevan tiempo sin venir. Quizás están de viaje o algo así, lo cierto es que la construcción está sola y yo necesito en donde refugiarme.

Un año después de la muerte de su mujer, este hombre vive con su hija, yerno y nieta. Pasar tanto tiempo con su nieta lo hizo despertar deseos sexuales muy fuertes

T R A M O N T A N AOna era una joven introvertida. A sus dieciocho años probablemente nadie podía afirmar conocerla, conocerla de verdad. Propensa a los ensimismamientos y al recogimiento podía pasarse horas sin articular una palabra, sumergida en sus propios pensamientos. Hacía un año que había perdido a su abuela, casi el mismo tiempo que llevaba su abuelo viviendo en casa. Dimas, a su vez, también había sido una persona atípica. Pescador de profesión, con aspecto fuerte y algo rudo, escondía una sensibilidad que lo convertía en una persona muy especial. Había sobrevivido cuarenta años a la dureza del mar, pero no era capaz de superar la muerte de su esposa. Pocos días después de que ella los dejara, se encerró en sí mismo hasta el punto de ser incapaz de cuidarse. Un año había pasado ya desde que perdiera la facultad del habla y de casi todo lo demás. Doce meses de un vacío inexplicable. Los cuatro, Dimas, Ona y los padres de esta, vivían en una pequeña casa en una localidad costera del Bajo Ampurdán, en la Costa Brava.

Toda mi vida viví en la misma casa, en ese tiempo tuve siempre a la misma vecina. La cual me cumplió todas mis fantasías, me la folle como una puta

He vivido durante casi toda la vida en la misma casa, y durante ese periodo de tiempo siempre tuve a la misma vecina. Ella se llama Mar y actualmente es morena, de pelo corto, más bien delgada, con unos pechos muy grandes, guapísima, con cara de morbo llena de pecas, ojos color miel, labios ni finos ni carnosos, una nariz neutra, un culo muy bonito, y muy buen puesto, y con solo un “defecto físico” que le impidió ser modelo, algo que ansiaba con fuerza: unas piernas ligeramente cortas que hacían desentonar un poco un cuerpazo de escándalo.

Ella es una putita muy sumisa que me considera su amo y señor, le hago lo que quiero cuando quiero y se deja usar como un pedazo de carne

Estoy en cuatro en el suelo frío de la habitación, como mi Amo me ordeno me duelen las rodillas estoy desnuda esperando por el, y deseosa por sentir su deliciosa tacto lo ansió me ordeno esperarlo en 4 sin ropa interior y obedezco debo hacerlo siempre ya que si obedezco seré premiada, no se cuanto tiempo a pasado siento como si fueran horas cuando siento la puerta dedel apartamento abrirse lentamente, mi sangre comienza a bombardear como loco, mi respacion se acelera, no dice nada pero se que es el su increíble aroma inunda mis fosas nasales. Muerdo mis labios no debo hablar sin que el hable primero, es una de su reglas.