videos eroticos lesbianas

Dos gemelas la pasan a lo grande con su nuevo mozo

La familia de Don Gregorio San Román o lo que quedaba de ella, habían venido de países de América del Sur allá fueron de los terratenientes, más acaudalados. Se decía que estos tenían más de 1000000 de hectáreas en sus dominios puntos cuando una parte de esta familia se vino a la Península Ibérica, en ella continuaron comprando grandes extensiones. Dinero tenían en cantidad. Al cabo de casi medio siglo de aquella familia solo quedaron dos hermanas gemelas, ambas solteras, sin compromiso, y gozadoras. Ellas, con un carácter como sus antepasados, aquella gran hacienda con mano firme tanto más aquellos. Y si no se casaron no lo necesitaban. Inteligentes cómo eran además de sabrosonas, prefirieron que para contentar sus inquietas vaginas tener a mano algún empleado de la hacienda bien dotado y caliente, y así no tener divorcios sus vidas, mi hijos revoltosos e incontrolables.

Una equivocación en la ducha hace que termine follando con mi padre

En primer lugar me presentaré. Mi nombre es Catalina, actualmente tengo 24 años y quiero contar lo que paso hace un par de años con mi padre. Mi familia esta compuesta por mi padre, mi madre y yo. Soy una chica delgada, cabello castaño, ojos pardos, de 1.70 aproximadamente, todos dicen que tengo una cinturita de avispa y un buen culo. Mi padre es ingeniero y mi madre es ama de casa, suele estar todo el día en el gimnasio y tal. Viviamos en una linda casa de dos pisos, dejando arriba las habitaciones y el baño mientras que abajo estaba la cocina y la sala de estar. Pese a esto ultimo, somos bastante parecidas fisicamente, muchos piensan que somos hermanas mellizas o cosas del estilo. Mi padre es bastante jovial, tiene un cuerpo atletico y pese a tener 40 y pico se ve bastante más joven.

Orgía Entre Machos En Cine Porno, me encanta la sensación de un hombre acercándose a mi

Me encanta la sensación de un hombre acercándose a mi, manoseándome el bulto y terminar chupándome la pija. También me gusta hacérselo a otros y lo hice más de una vez. Pero la última fue la mejor. Les cuento que soy Daniel, vivo en Buenos Aires, Argentina, soy casado, tengo 35 años. Aunque me considero heterosexual, me encanta el sexo con hombres, con la ventaja que es sexo puro, sin rollos, y prácticamente cada vez que tengo ganas, siempre encuentro a alguien igualmente predispuesto.

Me encanta poder follar con los amigos de mi hermano

Tengo dos hermanos, uno mayor que yo (Diego) y otro menor (Mariano). Suelo decir que mi pasatiempo favorito es cogerme a los amigos de mis hermanos. Diego es quien más lo ha sufrido; si no me equivoco, ya he probado la verga de cuatro de sus amigos y compañeros de facultad. Pero lo que quiero contar ahora es lo que me pasó con un compañero de Mariano. Esto ocurrió el año pasado y si bien no recuerdo todos los detalles de lo que hicimos o dijimos lo reconstruyo de la manera más fiel que puedo. Sirva esto como advertencia general para mis otros relatos.

Follando como siempre con mi tía ¡Madura bien caliente y fácil!

Era un sabado porla noche habiamos salido a una fiesta de empresa por fin de año al trabajo de mi tio fuimos los 3 y a la bebe la dejamos en la casa de la abuela por ese fin de semana, la comida empezo a las 9 :00 pm era buffet libre comi hasta reventar mi tia no come tanto para mantener su linea como ella dice jaja llevaba un vestido largo rojo con tacones, labial rojo y tambien se tiño el pelo de rojo le quedaba muy bien y se veia mas buena era impresionante

Follando con un taxista al salir de la universidad

Hola, este es mi primer relato así que quiero darles una breve descripción de mí; Soy de piel blanca y baja estatura, cabello castaño claro que me llega a la cintura y ojos marrones, cuento con pocos senos pero tengo un culazo grande. Les contaré acerca de una experiencia sexual que tuve con un taxista que conocí saliendo de la universidad.

Convirtiéndome en amo de una desconocida

Buenas antes de nada quería presentarme, soy un chico de 31 años de una constitución más bien delgada pero de gran carácter y aquí os voy a relatar como conocí a mi primera sumisa y como empecé a ser Amo

Mi primera vez como sumisa con un cerdo despreciable

Mi nombre es Carmen y creo que soy sumisa. Digo “creo” porque nunca lo he sido. Muchos astronautas tampoco han salido de la tierra y se llaman “astronautas” a sí mismos, esperando su oportunidad. Yo también espero mi oportunidad, el momento en que ese amo que se cuela en mis sueños se cuele en mi vida. Puedo esperar, soy una mujer paciente. El problema es que llevo más de 20 años esperando, desde que tengo uso de razón, y eso me hace plantearme si mi amo ideal existe o es tan solo una fantasía que he construido para conformarme. Las cosas han de cambiar, ahora lo sé. Y quizás deba tropezar en una piedra para encontrar el camino correcto. Soy una mujer paciente, pero quiero descubrir si mi paciencia es, en realidad, miedo. Estoy dispuesta a encontrar esa piedra que me haga tropezar. Y si no hay piedra o no tropiezo, mejor aún.