sobrinas calientes

Mi esposa se encuentra con un negro y yo lo veo todo

Cómo acabé mi último relato (El nuevo macho para mi esposa, su PRIMO) lo deje diciendo que hubieron más sorpresas esa noche. Estando comiéndole el coño a mi esposa lleno del lechazo de Txema, este me dio un azote en mi culo y me sorprendí, pero hasta que no acabe con la corrida de Leticia en mi boca no pare. Txema era ver a su prima desnuda y volver a empalmarse, le decía todo tipo de guarradas y mi esposa sonreía a cada una de ellas y se ponía cachonda. En la conversación con Txema, como dijo mi esposa, le puse al día de todo lo que queríamos y él lo aceptaba todo, pero varias veces me dijo que algunas cosas había que hablar con la puta de la casa, término que decía una y otra vez. De hecho cuando apareció Leticia, su primo dejó de hablar conmigo y se puso a hacerlo con ella.

Inconsciente termine volviéndome infiel y creo que volvería a hacerlo

Hace un año me vine a Madrid a estudiar un postgrado. Yo soy dentista, chilena, tengo 32 años, soy casada y tengo una hija de dos años. En el aeropuerto conocí a otra chilena, que también viajaba a Madrid para lo mismo que yo, salvo que ella es abogada y su master es en derecho. Nos llevamos bien de inmediato y al poco de conocernos acordamos arrendar un piso juntas, así se nos hacía mas barato a ambas y teníamos la ventaja de ya conocer a alguien en un paisaje nuevo. Mi nueva amiga se llama Beatriz, también de 32 años. Ella es mas extrovertida que yo y más amistosa, cosa que me agradó desde un principio, pues nos complementamos bien, de inmediato supe que el ser amiga de ella, me traería nuevos amigos. Al año de estar aca, y luego de mucho estudio para ambas, Bea me dijo que había quedado de invitar a 6 amigos al piso, consecuente con su forma de ser formal y respetuosa, antes de hacerlo estaba pidiendo mi aprobación. Yo no tuve mayor problema, le dije que encantada y que además a mi también me vendría bien algo de distracción. Mi esposo se quedo en Chile con nuestra hija, yo decidí hacer el postgrado aprovechando la poca edad de ella, hablaba todos los días con el por chat y pese a la distancia me sentía a gusto la situación. LLegó el dia en que venían los amigos de Bea, era un día viernes, pero en vez de llegar 6 personas llegaron dos tios y una chica. No me molestó, pero le pregunte a Bea que por qué llegaron menos, y me dijo que los otros 3, como nosotras eran extranjeros y que aprovecharon de ir a Barcelona por unos días. Todo bien, pero a uno de los chicos, lo conocía de antes de alguna parte. Cuando llegaron, yo aun estaba en short y camiseta, dado el verano, los saludé y les dije que volvia al rato. Ellos venian con algunas botellas de licores y picoteos, no me parecio nada malo ni extraño. Eran las 21:00, pero la sensación ambiental era calurosa, asi que me puse una falda, ni tan corta ni tan larga, unos dedos sobre la rodilla y una blusa. Así me integré con el grupo que estaba muy divertido jugando al juegos de penitencias de responder o beber. Yo no fumo ni tengo la costumbre de beber así que en principio solo miraba como jugaban, y me reia con ellos. Hasta que uno de los chicos, el que me pareció conocer me dijo: “hace poco te he agregado al Facebook, te acuerdas” y entonces lo reconocí. Pese a no conocerlo lo acepté porque teníamos de amiga en común a Bea. Conversamos un poco, el, al igual que los otros invitados son españoles. Ya había corrido algo la hora y eran cerca de las doce. La chica del grupo, Francisca estaba algo afectada por el alcohol, así que llamó a su hermana menor para que fuera a buscarla. A los pocos minutos estaba ahí. Así que Bea se quedó jugando sola con los dos chicos, para no dejar a mi amiga entré yo también al juego. Javier, el otro chico me hizo una pregunta algo incómoda; con cuantos hombres había estado, pasé de responder así que me toco beber ron. Luego otra pregunta de Raúl de la que también pasé, y ya tenía dos copas en el cuerpo. Vino el turno en que le preguntaron a Bea, pero ella respondía todo el tiempo así que no tuvo problemas con los licores. Pensé que o empezaba a responder o terminaba borracha. Al rato pensé “da lo mismo, estoy en mi piso y si quiero puedo irme a acostar sin problemas” Así que jugando, no respodí a nada y tomé dos copas más antes de sentirme mareada. Les dije que no quería ser aguafiestas, pero que por ahora prefería acostarme. Todos se rieron y siguieron jugando. Cerré la puerta y me acosté sobre la cama, se me levantó algo la falda, pero me dio igual, era mi cuarto y nadie entraría. Escuchaba las risas y las respuestas subidas de tono, yo también reía desde mi cuarto hasta que me dio sueño y me dormí.

Me follo por el culo a la novia de mi hijo

Sergio, un cincuentón, moreno, de estatura mediana y de muy bien ver, estaba asando sardinas en la parrilla de la chimenea de su galería en la noche de san Juan. Dos de sus hijos sentados a una mesa conversaban animadamente delante de sus vasos de vino tinto, sus esposas preparaban dos ensaladas con lechuga y tomates. En el patio cuatro de sus nietos corrían alrededor de una hoguera y Sabrina, una de sus nueras llevaba en brazos a su hijo de un año, que miraba embobado para el fuego. Dos perros pequeños correteaban detrás de los niños y más de una docena de gatos callejeros miañaba desde el tejado de un cobertizo al llegarle el olor a sardinas asadas.

A los 16 años me convertí oficialmente en una zorra, pude follar con el chico que siempre quise y eso fue una gran sorpresa

A nadie sorprende hoy en día ver a adolescentes zorrear sin importar dónde ni con quién, pero cuando este relato tuvo lugar, las chicas aún teníamos que fingir que vivíamos ajenas al sexo, y que temas como el porno o la masturbación eran cosa solo de chicos. Por eso, lo que os vengo a contar hoy es cómo a los 16 años me convertí oficialmente en una zorra.

Me encanta el sexo, tanto que tenga una vida sexual muy activa, la cual no me ha traído algunas cosas malas, mas de las que esperaba

Aunque llamé al telefonillo a la hora exacta, mi nuevo psicólogo me hizo esperar en el hall un par de minutos. Quise no cabrearme porque me gusta ser puntual y que lo sean los demás. Sobre todo alguien al que estás pagando una buena cantidad de dinero. Me apunté mentalmente que en algún momento de nuestra charla se lo haría saber. Arturo me pidió que me sentara en una silla normal al otro lado de una mesa de escritorio de madera lacada en negro. En la sala no había un diván.

No puedo evitar desear a la novia de mi mejor amiga

Todo este tiempo he envidiado y codiciado a la novia de mi amiga Gloria, su nombre es Gemma y su cuerpo es una tentación andante, con su 1.52 es difícil que sus curvas no sobresalgan, sus pechos grandes y su trasero gordo solo se ven más redondos es su pequeño cuerpo, además tiene una piel muy pálida y solo resalta más con su cabello rubio. Gloria y Raquel tienen una relación estable y se que soy egoísta, pues yo solo quiero acostarme con Gemma, quizás esté no sea el mejor momento, pues Gemma está vulnerable por la partida de Gloria, pero aunque eso me hago una mala persona no pienso desaprovechar esta oportunidad.

La primera vez que me dominaron

Antonio, un separado desde hacía un año después de un matrimonio de 20 años, vivía solo a sus 50 años. En sus ratos libres se sentaba delante de su ordenador para ver porno de todo tipo, bien con jovencitas, maduras, abuelas, gay, bisexual, dominación etc. Le gustaba todo porque estaba experimentando todo lo que no había vivido en el terreno sexual de joven ni durante el matrimonio. Ahora sabía que le atraía el mundo bisexual e incluso le hacía tilín tener un ama. Ser un esclavo sexual le atraía mucho. Se pasaba horas buscando en páginas de sado y dominación. Un día dio con una página de una Ama madura. Lady Rosa. Mujer madura, de unos 55 años, entrada en carnes, con unas enormes tetas y un gran culo. A Antonio le fascinó y quiso ponerse en contacto con ella ya que estaban en la misma ciudad.

Era una noche normal en la disco, viendo como otros se manoseaban. Hasta que lo vi, un chico guapo que me excito tanto que tuve que buscarlo

Estábamos en la disco un sábado noche normal de verano, hacía muchísimo calor. Los colegas sabían que si uno de nosotros ligaba y desaparecía en medio de la noche no pasaba nada ni habría repercusiones después. Yo siempre he sido bisex, cuando veo un chico guapo me excito tanto como con una chica, y aquel que descubrí bailando en la pista era guapísimo. Por la forma de moverse se le notaba cierta pluma, salía a bailar y su cuerpo delgado y fibroso era estupendo.

Mi vecino no para de chantajearme

Ya hacía más de 15 días que mi viejo y perverso vecino, Tino, me había amenazado con descubrir lo que solíamos hacer mi joven vecino Luis y yo. Aquel día me hizo subir a los trasteros y allí me dio por el culo, me sodomizó con 2 enormes consoladores, me había sacado unas fotos con aquellas monstruosidades ensartadas en mi culo, y luego me dio por el culo preñándome con su leche.

Yo 18 y mi pareja madura de 50, cumplimos todas nuestras fantasías

hola que tal soy luis vivo en peru, en una ciudad llamada chimbote , soy un chico te test blanca , mido 1.70 soy bien culonsito mi nalgas son bien redondas como el de una mujer algunos amigos me dicen eso , bueno todo empezo cuando yo vivia con mis padres , en una barrio y justo al frente de mi casa vivia un vecino de 50 años de edad con hijos mayores casados , la cosa es que yo un dia estaba cambiandome y vi a mi vecino que estaba con ventana abierta justo al frente de mi habiatacion y como estaba muy excitado decidi cambiarme delante de el sin cerrar las cortinas

Por dejar insatisfecha a mi mujer, se folla a un negro

Ana y yo no tenemos muchas oportunidades de estar solos, los hijos, ya adolescentes, más los compromisos familiares y en especial el trabajo hace que sean pocos los días en los que gocemos de intimidad, por suerte estas raras ocasiones las aprovechamos a fondo, es cuando revivimos la pasión, Ana es muy sensual y como a mi le encanta el sexo pero algunas veces estamos más de dos semanas sin hacerlo por lo que os he comentado antes.