sexosintabues relatos

Nunca me imagine lo que iba a pasar con la compañera de mi hermana

Mi vida social era inexistente, trabajaba en casa, no tenía amigos y ninguna relación seria que mis padres pudiesen recordar, así que eso los llevo a pensar que mi apatía y desgana por relacionarme con otras personas se debía más a un trastorno por depresión que al poco interés que realmente despertaban en mi los demás. Ese fue el motivo de que me propusieran que me fuese a pasar un tiempo a casa de mi hermana.

Un trío con mi mujer, viendo como otro hombre se la folla

He leído muchas historias, en casi todos los hombres son perfectos, musculosos, con unos rabos enormes. Pues yo soy un tío de los que hay a montones. Mido 1,77 hago poco deporte, pero me mantengo más o menos en forma. Soy moreno, media melena, ojos oscuros y creo que estoy en la media en lo que se refiere a dotación. Juego mucho a futbol y tengo 32 años. Trabajo como un cabrón y gracias a ello vivimos medianamente bien. Como supongo que hay que ponerse un nombre diremos que me llamo Rubén y mi mujer que es de la misma edad que yo la llamaremos Pilar. Es muy hermosa, regordeta, pero sin ser gorda, un buen par de tetas y un culo en proporción al resto de su cuerpo. Mide 1,65. Tenía unos labios muy bonitos y se lo arreglo, quedándole ahora de una forma que a cualquiera le vienen muchas cosas a la mente. Es morena y sus ojos son verdosos. Siempre se anda quejando de que no se ve bien, pero es por quejarse y para que le diga lo buena que esta. Ni para ella ni para mi es nuestra primera relación. Íbamos a la universidad juntos y ella salía con otro chico y yo con otra chica. La vida da muchas vueltas y al tiempo estábamos saliendo los dos juntos.

Me dedico a espiar a la zorra de mi mamá cada vez que puedo

Cuando yo era aún muy pequeño, mi padre nos abandonó a mí, a mi hermana mayor Nuria, y a mi madre Alba. Empezó una época muy difícil para nosotros. Pues mi madre sola tuvo que hacerse cargo de todos los gastos, pero sin embargo a mi hermana y a mi nunca nos faltó de nada, ni educación, comida, ni nada. Mi madre como podía traía el dinero a casa. Dos años después, yo ya contaba con 18 años y mi hermana con 18, mi madre con mucho esfuerzo consiguió un muy buen puesto de trabajo en una constructora, nos mudamos a un barrio lujoso, y nuestras vidas cambiaron a mejor. Mi madre ya no lloraba por las noches por no saber si podía darnos de comer, ahora mi madre lloraba de alegría cuando viajábamos, o cuando yo o mi hermana necesitábamos unas zapatillas y mi madre no tenia que pedir dinero prestado, ahora íbamos a las mejores tiendas a comprar.

Susana llega a su casa y se encuentra con algo inesperado

Estaban en la sala de la casa Rebeca su amiga Patricia y tres amigos: Juan, Pedro y Michael. Comenzaron a copular como conejos. Se cambiaban las hembras. Al final terminaron dándoles por atrás en posición de perrito Pedro a Rebeca, Juan a Patricia y Michael por delante se alternaba con las dos hembras. Se corrieron todos, excepto Michael. En ese momento, se abrió la puerta y entró Susana. Los atrapó in fraganti y preguntó qué estaba pasando allí:

Carlita se convirtió en mi nueva cerda

Él había llegado a buscar a Carla en su coche, ella estaba deseosa de experimentar lo que era realmente la sumisión… entregarse completa a sus caprichos y deseos más oscuros, quería saber lo que se sentía ser dominada por primera vez…

Un poco de sexo lésbico entre primas

Ven a mi regazo dijo. Y mientras alargaba los brazos a mis hombros, me aparté el pelo de medio lado para sentir los latidos de mi prima; el único consuelo que me podía proporcionar ese cálido sonido rítmico. Y se aceleraba más y más su corazón que animaba mi triste alma. Desaparecieron las lágrimas de mis mejillas y el recuerdo de aquel hombre que un día prometió amarme. «No te merece, no te merece…» repetía susurrando. Y me lo empecé a creer. No me merecía.

Es imposible aguantar las ganas de entrar al infierno

Tal vez aún se preguntase qué diablos hacía allí, donde la oscuridad se recoge en una habitación, rodeado de criaturas extrañas, sombras iluminadas, cual fogonazos, por destellos rojizos. Seguramente fue incapaz de resistir la tentación de empujar las pesadas puertas de “El Infierno”.

Disfrutando de una verga cuando el zapatero nos descubre

Cuando uno es jovencito, lo que más le aterra, es ser descubierto por algún vecino, familiar o conocido, que descubra tu gran secreto, que te gustan los hombres y disfrutas dándoles el culo y ser follado, al menos ese era mi mayor terror. Y claro que en alguna ocasión eso ocurre, y seguirá ocurriendo.

Mamada

Llego a casa y… buff… ¡¡Vaya día hoy en el trabajo!! Tantos aceites y cremas de masaje con aromaterapia, tanta música relajante… Llevo un calentón encima que no me aguanto.

Conocer a mis primos me hizo tener nuevas experiencias

Hola antes de iniciar quiero darle gracias a todos los que me an escrito a mi correo por mi primer relato, se que estoy iniciando y que tengo faltas de ortografia y no buena redacción, pero tratare de ir mejorando, les contare la ves que conoci a mis primos asi que leean con atencion y espero poder dejarlos calientes.

Cogiéndome a la prima de mi novia

Que tal chicos y chicas es el primer relato que escribo, espero que sea de su agrado, pueden dejar un comentario si les gusto o alguna sugerencia y de ante mano me disculpo por alguna falta de ortografia.

Pervertida en una sesión de fotografías

He quedado con Cris en su casa, lo conocí en una aplicación de mundo liberal y se anunciaba en su perfil con su pareja, él es actor porno y tiene treinta años, está como un queso y además es inteligente y muy creativo, tiene un cuerpazo de escándalo y es una bomba sexual, un animal en la cama, además es actor porno,cosa que acentúa aún más si cabe su sexualidad y erotismo, y tiene un tatuaje precioso en su espalda.

Fui a una fiesta sin mi novio y alguien se aprovecho de mi

Mi novio y yo íbamos a ir a una fiesta hace un mes, pero él se enfermó repentinamente, me quería quedar con él pero me dijo que fuera, pues al fin y al cabo tenía personas con que cuidarse, me siento mal por lo que hice pero no puedo negarlo ni hacerlo desaparecer, más porqué ha sido una cosa muy buena.

Solo tenía 16 años cuando empecé a experimentar el morbo, cuando en mi cuerpo sentí esas hormonas por liberar

Ente en la zona de la piscina, situada en la azotea del edificio, 11 de la mañana, y la ví. La vecina del septimo, tomando el sol, con el bañador en la cintura. Me quedé embobado mirando aquellos pezones erectos, no sabia que hacer, un sudor frio me recorria, el coraxon me latia a mil. De golpe ella abre los ojos, me ve, se asusta y rapidamente se cubre esbozando excusas…. yo mirando para otro lado. Ella se relaja y veo que me observa, fija la vista a mi entrepierna, sigo su mirada y…. menusa ereccion marcaba mi bañador. Glups… tiré la toalla y me lanzé al agua, rojo como un tomate. Ella, gata lista, hizó como si nada, leyendo distraida un libro y preguntandome por mi familia. Yo evité salir del agua en todo momento.

Me senté en el suelo y Patricia se sentó encima de mi polla haciendo coincidir su coño con mi polla, yo besaba sus pechos, lamía sus pezones

Esta historia es la continuación de uno de mis relatos “Consolando a una jugadora” como recordarán mi amigo y compañero Zacarías se tuvo que operar de la rodilla, para no dejar tirado al equipo que entrenaba me pidió si podía estar con él de segundo entrenador, yo acepté. Él era entrenador de Balonvolea, ambos habíamos jugado cuando éramos universitarios además ambos éramos federados por lo que de Balonvolea entendemos un huevo. El se encargaba de diseñar el entrenamiento me lo mandaba el día antes yo preparaba el material y llevaba a entrenamiento.