sexo eróticos

Así empezó mi relación con la mujer más fogosa que conocí en mi vida

Conocí a Lina casi de casualidad, empezamos a escribirnos, al principio como siempre que conoces a alguien estábamos como muy fríos y sin nada en común, pero en pocos días surgió una complicidad y una atracción que me hacía estar todo el día pendiente del teléfono, esperando sus respuestas, y deseando oír sonar el clásico sonido de WhatsApp que hacía me dieran ganas de abrir corriendo los mensajes para seguir sabiendo de ella. Habíamos pasado en un plazo tan corto de tiempo de ser desconocidos a tener un feeling de humor e incluso sobre temas íntimos que si no me hubiera pasado a mí mismo no me lo creería.

Mi primera infidelidad y terminó con la boca llena

CON LA BOCA LLENA; INICIACIÓN ¿Cómo llega a degradarse la decencia de una mujer criada en un colegio católico bajo estrictos códigos morales, y ahora casada con un buen hombre que hace todo por mantenerla feliz tanto económica como sentimentalmente, por un deseo profundo de convertirse en una puta? ¿Por qué una mujer arriesgaría todo cuanto tiene (un esposo comprensivo, estabilidad, trabajo y amor) por una aventura que la está llevando al precipicio de lo prohibido?

¡Nunca te duermas en el tren! Puede llegar a ser peligroso pero entretenido

Había sido una agotadora jornada y aun me quedaba casi dos horas de viaje. La clases en la universidad y la posterior sesión en el gimnasio me habían dejado muerto. La verdad es que no se porque seguía empeñado en hacer ejercicio. Comencé esperanzado con poder desarrollar mi cuerpo aniñado pero había fracasado totalmente. Seguía teniendo el aspecto de un jovencito delgaducho.

Esa noche fue nuestra primera vez haciéndolo con otra persona, por mas que no estuviera ahí, el morbo de un trio nos hizo excitarnos demasiado

Eli es una mujer madura. Apenas rebasa la cincuentena pero su cuerpo no. Ese cuerpo que llama la atención allá dónde va, se niega a demostrar su edad. No es la mujer más guapa que puedas conocer, no, pero ha sabido desde siempre utilizar esas armas invisibles que compensan con creces cualquier belleza facial. La mirada irresistible seguramente, es y ha sido su principal valor sensual por supuesto junto con su proporcionado cuerpo, menudo, pero de los que cuando un hombre se encuentra de frente lo único que puede pensar es que lo desea, que siente la necesidad de amarla, de acariciar sus hermosas piernas torneadas en el gimnasio, de besar esos labios y esos pechos que se resisten a la gravedad.

Dejándome follar por mi querido cuñado

Llegó el sábado, ese día sería la comida en casa de mi novio César. Me levante temprano, estaba acostada en la cama viendo tele cuando se me ocurrió que no importaba con quien pero que tenía que acostarme con alguien en la casa de mi novio, lo iba a hacer más cornudo.

Mi primera infidelidad con el recepcionista

Gracias a todos los que me han escrito en mi correo [email protected] y que me han preguntado que paso con el recepcionista de mi vivencia anterior, después de haber estado con Julio, para quienes no me conocen les comento que soy una señora casada con dos hijos uno de 10 años y el peque de 8 añitos, me case a los veinte años y trabajo como secretaria, en una empresa de telefonía.

Una maestra disfrutando de sus alumnos

Hola. Tengo 30 años, me llamo Lore, soy morena, senos pequeños y cadera ancha con culo grande. En ocasiones doy clases y una de mis pasiones es enseñarles (a los niños que lo solicitan) unas clases de sexo para que se vayan a la universidad preparados, listos para cogerse a sus amiguitas. Hoy les contaré del primero que me escribió, le diremos Fabián, este chico, desde el primer día de clases que me vio lo hizo de una manera morbosa… era el clásico chico nuevo, callado, que iba a pasar su último año de bachillerato en una escuela diferente, era nuevo en la ciudad y no conocía nadie. Le vi el rostro y pensé que todavía era un niño, tenía carita de niño, pero su cuerpo me parecía atractivo, por el siempre hecho de ser un adolescente que le urgía ser comido y aprender en el sexo. Me contactó por una red social, fue muy directo y hábil, bastante inteligente el muchacho. Me citó primero para darme unos besos, porque al final de cuentas era un chico tierno, y quería ver cómo iba a responder su profesora. A los dos días me escribe que le dieron permiso de escaparse toda la tarde y si le interesaría verlo para enseñarle acerca de lo que acordamos. Me gustaba que todo fuera tan rápido y al mismo tiempo me asustaba ¿él estaba guiando la situación o yo? Daba lo mismo, yo también andaba tan necesitada de que me incendiaran el coño que ni hablar, cedí. Fuimos al motel y yo estaba comentando algunas cosas para encender el asunto cuando torpemente se abalanza sobre mí y me avienta en la cama, comienza a darme besos muy apasionados, con la urgencia de la adolescencia. Aún traíamos ropa y abrí las piernas, yo traía un vestido y al abrir las piernas le dejé ver mi lencería. “Cómetela, quiero saber cómo lo haces, acaba de empezar tu examen” -le dije-, y puso ojos de alumno preocupado para después sonreír y decirme: “no te la voy a comer como experto porque no lo soy, pero te la voy a comer como un bebé desesperado por su leche”, acto seguido de que me dijo esto, empezó a lamer el calzón y a dar pequeñas mordidas en los labios y el clítoris… sacó su lengua y dio varios lametones directos sobre la tela que cubría la vulva, yo me estremecía al ver sus ojos de lujuria, de no poder creer que tenía ahí a la putita de su maestra con las piernas abiertas, gimiendo, rogándole porque metiera su lengua y abriera ese par de labios húmedos que podía sentír cómo estaban chorreando jugos. Fabián separó la tela y pegó sus labios a mi vagina chupando, absorbiendo todos mis jugos; dio un trago pequeño y se chupaba los labios “qué rica estás, qué dulce estás Lore, no voy a cansarme de comer esto”. Me subí el vestido y me quité el sostén para dejarle ver mis senos, me encantaba sentirme observada por ese niño tan deseoso de nuevas lecciones; disfrutaba ver cómo se sobaba la verga mientras no apartaba su cara de mi coño. Por fin me quitó el calzón, para después empezar a chupar deliciosamente mi coño, dios! pensé que ese cabroncito iba a hacerlo medio bien, dejar unas babas por aquí o por acá, pero en verdad lo hacía con gusto, en verdad disfrutaba meter su lengua y sus dedos en la panochita de la maestra, no me hizo llegar pero me dejó satisfecha te tanta succión. En ese momento me puse en cuatro puntos encima de la cama y le dije: “todo tuyo, a ver qué vas a hacer, esta es la segunda parte del examen”. No lo dudó ni dos veces y nuevamente metió su cara a mis nalgas, primero comiendo el clítoris, mordiéndolo torpemente, y aunque me dolía me gustaba, me gustaba que ese niño me hiciera lo que quisiera, para eso estaba ahí, para que me diera como se le antojara. Mientras yo seguía en el sueño de su lengua en mi panochita de repente sentí el golpe intenso de su verga… “papito no me avisaste”; “no no Lore, cállate siente mi verga, así te gusta? te gusta cómo te está cogiendo tu alumno Lore?”… “sí chiquito, me encanta que la tengas ahí adentro, se está quemando, la sientes? sientes como se está quemando en mi conchita?”… Fabián comenzó a darme rápidas embestidas de hombrecito que no quiere quedar (luego mejoramos muchísimo), pero sus movimientos eran como desconocidos, como si fuera la primera vez que lo hiciera.Aún así una verga es una verga y yo estaba gimiendo como perra por tenerla ahí fundida entra las piernas, llega de mis jugos y las babas de Fabián, siento clavada por el alumnito que quiso chingarse a su profesora. Yo seguía disfrutando cuando escucho un “me vengo, me vengo Lore”, “vente adentro chiquito, quiero sentir tu leche calientita”; “en seri..?aaaah Lore, Lo… aaaah”; me llenó la panochita de esa leche jovial y deliciosa que dan los muchachos, me la siguió enterrando mientras yo de tanta calentura de sentir su leche le dije “dame más papi, dame más, más, méteme un dedo en el culo”, y así lo hizo, en ese momento incrementó sus movimientos mientras me metía un dedo en el culo y me gritaba “Lore eres una perra, gimes delicioso, anda aulla como una perra”. A mí sólo me salían sonidos como de animal, como de perra en celo que por fin había cogido después de mucho tiempo, temblaba, quería más, quería que me reventara toda en ese momento. Me vine muy fuerte y después me recosté, estaba exhausta, el examen había sido largo, cansado, pero con buenos resultados. Después conversamos un rato y nos despedimos. Las otras lecciones con este chico las contaré en otros relatos. Si quieres conversar conmigo por correo estoy abierta. Aún no envío fotos pero si te gusta escribir nos podemos calentar. Me encanta el sexo, escribo para explorar. Besitos.

No puedo evitarlo, tengo una obsesión por los pechos maduros que me puede. Domina mi vida esa obsesión y ni la tía de Javi me detuvo

La vida sexual de los cuatro en los primeros momentos del embarazo de Jesusa siguió igual, incluso mejoró, a Jesusa el embarazo le sentaba de maravilla, se estaba poniendo incluso más guapas y sus tetas aumentaron su volumen para poder amamantar al ser que tenía dentro, eso hacía que su familia se volviese loca por chupar esas tetas, ella estaba encantada, un día si y otro también, si no era uno era el otro quien le hacía correrse de gusto.

Mi amo me domina y obliga a hacer un bukkake

Este viernes 26 de julio de acuerdo con un whatsapp recibido el dia anterior comí en familia y me arreglé para salir. Una faldita i una camisa, sí, camisa de hombre y sin ropa interior cogí el coche y sabiendo que la autopista dirección norte iria cargada me dirigí a la ya comentada casa de mi Amo por carretera secundaria. Justo al salir de mi ciudad, en el polígono comercial estacioné, me quité la falda y quedándome con la camisa como única prenda reemprendí el viaje. Lo se, lo aprendí con mi Amo pero me excita saberme desnuda y exhibida. El trayecto fué más excitante mentalmente que por el propio exhibicionismo ya que fue poca la circulación en paralelo con furgonetas o camiones. Estacioné el coche y según sus instrucciones abrí la puerta y me acomodé la falda. Debo reconocer que para poder cumplir opté por una faltida medio tejana verde que se abotona totalmente por delante, lo que facilitó el vestirme de forma rápida. La primera sorpresa fue que al llamar me abrió la puerta un muy buen amigo de mi Amo. Me besó con un medio morreo y dejando mis pertenencias le seguí viendo que ibamos directamente a la habitación más adaptada como mazmorra. La sopresa fue mayor, allí estaba mí Amo, de pie y con una copa en la mano. Pero no estaba solo. Junto a el 4 chicos más, de poco más de 30 años, todos vestidos y tomando algo. Si antes de llegar estaban en silencio al entrar yo este si hizo total, pero sus miradas expresaban sorpresa y deseo. Mi Amo se acercó a mí y me abrazó y mientras me besaba con una lengua lasciva sus dedos se hundieron dentro de mi excitado sexo. A una señal suya dos de los invitados se acercaron a mi y lentamente empezaron a desnudarme aprovechando para acariciar mi piel y susurrarme sus deseos, lo que me mantenia completamente húmeda. Ya desnuda, mi Amo se situó detrás de mí y sus manos recorrieron mi cuerpo a la vez que cantaba mis excelencias y mis lascivas virtudes. El amigo cogió un madera en forma de cilindro de unos 3 cm de grosor que terminaba en cada punta con un cuero con velcro que hacia las funciones de argolla. MI Amo me acercó a uno de los lados de la cruz de sant Andrés y me hizo sentar en el suelo con la espalda recta apoyada en la cruz. El amigo ajusto un velcro en mi tobillo y el otro en el otro tobillo con lo que mis piernas quedaron extremadamente separadas ofreciendo la visión de un sexo rojo y brillante de excitación, deseo y pasión. Un cordón que se sujetaba en el brazo alto de la cruz y caia sobre mi cabeza fue utilizado para atar mi pelo de forma que terminé allí sentada, con la cabeza alta y los brazos atados atrás. “bé nois” ya sabéis cuales son vuestras posibilidades para hoy. y los cuatro se acercaron y pusieron delante de mi, flanquedados lado y lado por mi Amo y su amigo. Casi que me reí, porque de los 4, tres tuvieron un principio de problema en la erección al sacarse su miembro del pantalón. No se si estaba pactado o surgió así, pero dió la impresión que me ignoraban y mientras empezaron a masturbarse aunque si me miraban solamente le hacian preguntas reales o reiterativas a mi Amo, con expresiones sucias y vulgares la mayoria, pero excitantes dada la situación. Algunas de las frases se referian a mi como una puta. Dime cuanto quieres pero deja que la folle y cosas así y sin parar se iban masturbando y aquellos 4 miembros estaban erectos y descapullados a escasos centímetros de mí cara. Se podian acercar pero no me podian tocar y a medida que pasaba el rato la incontinencia verbal era mayor. Miradla como le brilla y regalima el coño a esta perra. un perro deberia de estar lamiendola. Y así broto el primer chorrito de semen que impactó en mi cabeza y cara y que no tardó en ser seguido por la eyaculación de otro y de otro llenándome de leche la cara, boca, ya que cuando empezaron las corridas el amigo tiró del cordón y éste tiró de mi pelo abriendo inconscientemente la boca y mis pechos. La juventud se hizo notar y la excitación de aquellos era tal que seguian erguidos y no dejaban de masturbarse consiguiendo dos de ellos volver a correrse. Mi Amo les dejó relajar tocándose y comentando mi estado y ya satisfechos les invitó a marchar. Al volver y mirando a su amigo le dijo “què et sembla, la rentem” y a una sonrisa afirmativa del amigo los dos se sacaron el miembro del pantalón y se situaron delante de mí, sin masturbarse, con cierta concentración y mirandose el uno al otro se dijeron “a punt ?” y cuando afirmaron, los dos empezaron una lluvia dorada sobre mí en la que el amigo controlando el cordón iba tirando para obligarme a abrir la boca. Me desataron pero dejando mis piernas separadas por la vara y entre los dos me levantaron dejándome arrodillada y apoyada en un potro quedé con las nalgas expuestas y el culo en pompa. El amigo se acercó para follarme la boca a la vez que mi Amo hacia lo propio desde detrás penetrandome aleatoriamente por donde le apetecia. Los dos aguantaron tanto como puedieron y haciendose una señal pararon. Me desataron y tumbaron en el suelo. Fue entonces cuando fuí doblemente penetrada en una corta follada ya que fui usada solamente para que se pudiesen correr. El Amigo salió de la casa y quedamos mi Amo y yo que disfrutamos primero de una ducha y seguidamente nos regalamos unos abrazos en la cama donde cada beso era un dulce signo de aprecio y respeto. Al llegar a casa, cogimos el coche y nos fuímos de fin de semana con mi marido a Begur y de acuerdo con mi Amo, desconecté el telèfono hasta después de la comida del domingo.

Yo me las ingeniaba más para espiar a mi madre, cuando se bañaba y salía de su baño completamente desnuda

Mi nombre es Fernando tengo 22 años y estoy casado, la historia que voy a contar es de cuando yo tenia 18 años, mi madre se llama Ana es una mujer de 42 años bajita de estatura morena aperlada algo rellenita pero con un trasero encantador en aquel tiempo ella tenia 38 años, tenemos una familia de 5 personas mi padre, mis 2 hermanos uno mayor que yo y otro menor mi madre y yo, mis padres se llevan muy bien pero en ocasiones mi padre no llega a dormir y eso le molestaba mucho a mi madre por lo que tenían problemas constantemente. Yo empecé a ver a mi madre con otros ojos ya que una vez en la madrugada me levanté al baño y escuché música erótica, la puerta del cuarto de mis padres estaba entre abierta por lo que me acerqué muy despacio y vi a mi madre con una vestuario muy erótico, traía una tanga negra, un sostén negro de encajes que mostraba todos sus pezones, unas medias negras de encajes, unos zapatos de tacón y bailaba como una prostituta ante la mirada de mi padre, desde esa ocasión vi a mi madre como una mujer, vi que tenia un culo completamente delicioso, me quedé a ver hasta que mi padre la desvistió y empezó a cogerla, desde esa vez cada noche me acercaba a su puerta para escuchar y me di cuenta que muy pocas veces tenían relaciones sexuales por lo regular cada vez que mi padre llegaba tomado.

Cuando era joven, estaba estudiando en Londres. Estaba con alguien, pero cuando mi profesor Don Romualdo se me insinuó yo no pude negarme

Aún lo recuerdo como si fuera ayer. Eran los primeros años de este milenio, recién estrenado. Yo cumplí los diecisiete años a principios de aquel 2007. Era una chica morena, y alta, de curvas generosas y grandes senos, que solía ser más condescendiente con los chicos que me rondaban, que con mis compañeras de clase y amigas, a las que siempre consideré excesivamente pazguatas y distinguidas.

A los 18 me convertí en objeto de deseo de un hombre mayor

Hoy en día tengo 27 años y se podría decir que soy una mujer exitosa, pero mi infancia fue muy humilde y hasta mis 18 mi vida iba rumbo a un destino muy distinto. Mi familia siempre había sido pobre. Mi madre trabajaba de empleada doméstica y mi padre hacia trabajos varios pero nunca conseguía nada estable. Por suerte nunca me falto techo y comida, pero las cuentas no siempre daban a pesar del sacrificio que hacían mis padres trabajando.

Oliver, mi nuevo amante y también proxeneta

Oliver, el dueño del prostíbulo donde estaba atrapada gracias al bueno para nada de mi exnovio, había permitido que un perrito se acercara a mi y que me pasara la lengua por todo mi sexo. Yo estaba delirando del placer y sufriendo por tanto dolor e irritación, acababa de ser penetrada por un dildo enorme con semen adentro que solo echaron dentro de mí sin importarles de cuántos hombres habían recolectado esa cantidad de leche.

Hace tiempo que quería follarme a un maduro

Estoy muy nerviosa y muy mojada. Tumbada con las piernas abiertas y boca arriba, en una cama con un espejo encima, en el que me estoy viendo reflejada. Llevo una minifalda vaquera tan corta que si abro las piernas se me ve el chochito. Por encima una camiseta blanca de algodón, de manga corta. Muy, muy ajustada, es dos tallas menos que la mía y tengo una 100 de sujetador. La tela se estira a la altura de los pezones, de pura presión, volviendo ese trozo de tela más fina y transparente. En el espejo también veo reflejado un libro negro sobre la mesilla, con cuatro rayas de coca pintadas en el lomo. Al lado un billete hecho un turulo. Giro sobre mi misma y dirijo mi cuerpo hacia la droga, con esto me siento capaz de ser todo lo cerda que yo quiera. Mi cuerpo toma las riendas y mi coño es el que manda. Me siento libre para hablar, actuar y follar como una auténtica zorra.