sexo anal con mi prima

Mi hermano mayor, mi mejor amante

Hola este es mi primer relato así que contaré un poco de mi vida. Me llamo María Laura pero todos me dicen Lali, mis padres son divorciados y mi mamá (42) vive en otro país con su nuevo esposo (49), así que vivo con mi padre (45) y mi hermano mayor (26). Tengo 19 años soy delgada gracias a mi madre y a mis largas jornadas de gimnasio, mido 1.60

LA PRIMERA VEZ

HOLA COMENZARE DICIENDO QUE HACE VARIOS AÑOS CONOCI A UNA CHICA EN LA UNIVERSIDAD, ELLA ERA UNA PERSONA BAJITA CON UNOS SENOS MUY GRANDES UN 36 B MAS O MENOS, LLEGA A LA CIUDAD DE UNA PROVINCIA CERCANA, Y YO IGUAL LLEGUE DE OTRO LUGA A ESTUDIAR EN LA CIUDAD. ESTUDIABAMOS CARRERAS DISTINTAS QUE POR RAZONES DE LA VIDA NOS CONOCIMOS, ME LLAMO LA ATENCION EL COMO ERA SU CUERPO Y A DECIR LA VERDAD ERA BONITA, ME PROPUSE CONQUISTARLE HASTA QUE LO LOGRE, NO FUE DIFICIL YA QUE CREO QUE LE IMPACTE, PASABAN BESOS DE DOS ADOLESCENTES HASTA QUE SENTIA QUE SE EXITABA, Y ESE ERA MI PROPOSITO, BUSCABAMOS LUGARES DESOLADOS PARA VER QUE PASABA Y ELLA JAMAS SE NEGABA A IR, RECUERDO CUANDO TOPE SUS SENOS LA PRIMERA VEZ GRANDES BIEN FORMADOS SIN PESONES Y ELLA LE GUSTABA, INTENTABA TOPARLE SU VAGINA Y SOLO LO PERMITIA SOBRE LA ROPA, ASI ERA POR VARIAS OCACIONES Y CADA VEZ IBAMOS MAS ALL, HASTA QUE CIERTO DIA BAJAMOS A UN PARQUE MAS ABAJO DE NUESTRA UNIVERSISDADY NOS ACARICIABAMOS PARA ENTRE CARICIAS PROPONERLE HACER EL AMOR EN EL PARQUE ERA DE NOCHE, LA BAJE SU INTERIOR, E INTENTE METER MI MIEMBRO EN SU VAGINA QUE SE ENCONTRABA COMPLETAMENTE HUMEDA PERO EL LUGAR Y LA GENTE SE ASOMABA POR LO QUE TUBE QUE DEJARLO AHI PARA IRME A MASTURBAR POR ELLA, EN UNA OCACION LE LLEVO A UN CUARTO QUE RENTABA UNA HERMANA MIA Y YO VIVA CON ELLA, Y MI HERMANA NO SE ENCONTRABA EN CASA.

Fui a una fiesta sin mi novio y alguien se aprovecho de mi

Mi novio y yo íbamos a ir a una fiesta hace un mes, pero él se enfermó repentinamente, me quería quedar con él pero me dijo que fuera, pues al fin y al cabo tenía personas con que cuidarse, me siento mal por lo que hice pero no puedo negarlo ni hacerlo desaparecer, más porqué ha sido una cosa muy buena.

Me masturbe mientras me miraba

Buenas soy Pedro de Valencia (España) tengo 31 años. Hace un tiempo tuve una cuenta aquí y publiqué una veintena de relatos pero los quité posteriormente, he vuelto a crear la cuenta. En primer lugar voy a volver a compartir los relatos que ya tenía y posteriormente publicaré algunos que he escrito posteriormente y aún no están.

Sexo a ultima hora

Un matrimonio fantasea que ella lo hace con otra persona, decidiendo que un compañero de trabajo que les gustaba y les excitaba les ayudaría y no se negaría. La historia que les voy a contar a continuación paso anoche después de mucho tiempo de estar fantaseando mi esposa y yo en el sentido que ella tuviera sexo con otra persona ya que nos casamos cuando éramos muy jóvenes y durante 14 años solo había conocido mi verga, y como nos ponía muy cachondos el pensar en hacer un trío o por lo menos el que ella tuviera la verga de otro en su panocha, y que se la llenara de leche y después yo penetrarla y combinar esas dos leches, empezamos a fantasear muy seguido en eso al punto de buscar alguien al que le tuviéramos confianza de que no dijera nada y claro que a mi esposa le gustara, aunque ella decía que no le gustaba nadie, entre calentada y calentada un día me confeso que había un compañero de trabajo el cual la excitaba un poco y que además eran muy buenos amigos así que ella creía que en el caso de tener sexo con él, el se lo callaría por la amistad que se tenían, así paso mucho tiempo, y cada vez que me podía, le recordaba que cuando le iba a pedir o a insinuar que tuvieran sexo, pero se limitaba a decirme que cuando se le quitara el miedo y la vergüenza que porque para ella era muy difícil pedirle algo así a cualquier hombre, sin embargo en nuestras noches de placer seguía firme esa fantasía.

Hace tiempo que quería follarme a un maduro

Estoy muy nerviosa y muy mojada. Tumbada con las piernas abiertas y boca arriba, en una cama con un espejo encima, en el que me estoy viendo reflejada. Llevo una minifalda vaquera tan corta que si abro las piernas se me ve el chochito. Por encima una camiseta blanca de algodón, de manga corta. Muy, muy ajustada, es dos tallas menos que la mía y tengo una 100 de sujetador. La tela se estira a la altura de los pezones, de pura presión, volviendo ese trozo de tela más fina y transparente. En el espejo también veo reflejado un libro negro sobre la mesilla, con cuatro rayas de coca pintadas en el lomo. Al lado un billete hecho un turulo. Giro sobre mi misma y dirijo mi cuerpo hacia la droga, con esto me siento capaz de ser todo lo cerda que yo quiera. Mi cuerpo toma las riendas y mi coño es el que manda. Me siento libre para hablar, actuar y follar como una auténtica zorra.

Mi obsesiono con el nuevo novio de mi hermana mayor

Hola! Mi nombre es Toni, tengo 19 años y es la primera vez que escribo este tipo de relatos, espero que no seáis muy cruel conmigo, pero hace varios meses que me empezaron a ocurrir una serie de acontecimientos que me han cambiado la vida por completo, que han sido muy excitantes y que han convertido mi vida en una puta película porno. Y como yo también me he pajeado leyendo relatos, creo que es de cajón que tengo que explicarlo para que vosotros también podáis hacerlo. Dejar claro que este relato está basado en hechos completamente reales, pero modificando nombres, detalles y algunos contextos para hacerlo más entendible.

El señor cuco y mis enormes nalgas

Hola como estan [email protected], Aqui de nuevo para contarles una etapa más de mis ricas experiencias, Pero ahora con alguien un tanto más maduro y con más experiencia, Espero disfruten.

En la casa de la playa el tío se excita con los juegos de su sobrinita en la cama. Termina perdiendo su virginidad y prometiendo ser su putita para siempre

En la casa de la playa el tío se excita con los juegos de su sobrinita en la cama. Termina perdiendo su virginidad y prometiendo ser su putita para siempre. Hola, me llamo Víctor, hace unos días me encontré con esta pagina buscando algo nuevo y excitante, me llamo mucho la atención la sección de relaciones entre miembros de una misma familia y por eso me animo a contarles esta historia real.

En secreto me veo con el amigo de mi padre

Aquel día iba buscando quien me diera por el culo, había ido a los aseos de la estación de ferrocarril, ya pasaban de las 10 de la noche y todas las veces que había entrado en los aseos, no había tenido suerte. Decidido a encontrar a alguno de los que solían darme por el culo, entré a la cafetería de la estación, desde allí podría vigilar quien entraba y salía de los aseos. Si no tenía suerte, iría hasta los bares que quedaban fuera de la estación, allí miraría si encontraba al viejo que solía follarme, ya me follara en varias ocasiones, 2 de ellas las conté en:

Gracias a las personas del lugar donde trabajo, conocía a Pilar. Una madura que está muy buena y folla como los dioses

Tenía la costumbre de hacer hora hablando con el conserje del edificio donde trabajaba mientras tomaba un café que traía del bar de la esquina, me pasaba unos 15 minutos hasta que llegaba la hora de entrar, la oficina donde trabajaba estaba el 5to piso. Con el tiempo vas conociendo a la gente que encuentras cada día, y el conserje aportaba información sobre quien era fulano o mengano y donde trabajaba. Muchos de ellos los cruzaba también en el bar donde casi todos compraban el café y el sándwich. Durante el primer mes me crucé varias veces con una señora, no podía especificar la edad ya que se veía muy bien físicamente, pero podría decir que estaba entre los 40 y algo. La primera vez me llamo la atención su atuendo: una falda azul oscuro un poco más arriba de las rodillas, no muy ajustada pero lo suficiente para marcar un lindo trasero con unas piernas bien formadas. Una camisa blanca normal pero lo suficientemente apretada para marcar unos pechos generosos que parecían querer salir de la camisa aunque no exageradamente, el ultimo botón de arriba desprendido como para que se vea el nacimiento de los pechos; sobre la camisa un trajecito azul oscuro que siempre llevaba desprendido. Me llamo la atención la primera vez que la vi, y luego empecé a verla seguido hasta que un día vi que entraba al edificio donde yo trabajaba.

Estaba aburrido, así que llame a un transexual para tener una experiencia nueva, fue una de las mejores cosas que me pasaron. No podía dejar de gemir del placer

Había salido de fiesta con mis amigos, fue una noche divertida, con alcohol, buena comida y buenas conversaciones (un poco picantonas), después de cenar nos fuimos al pub de moda, allí me puse enfermísimo viendo como las “niñas” iban con sus vestiditos de verano, sus escotes de locura, sus sandalias que dejaban ver sus preciosos pies… A pesar de intentar ligar a alguna de ellas me fui a dormir solo, solo y borracho, solo, borracho y con una calentura importante, aún era relativamente pronto así que me hice un último petilla y me puse a leer relatos eróticos en esta misma web, me encantan los de dominación, especialmente aquéllos en que una mujer le folla el culo a su pareja, o le obliga a su novio a ver como se folla a otros, pero hay un fetiche al que nunca me había atrevido a sucumbir, que todo eso lo hiciese un transexual.

Tres enanos me violaron con sus pollas monstruosas

Mi nombre es maria ,tengo 48 años soy morena el pelo lo llevo recogido en una coleta mido 1,70 ,mis pechos son grandes 120 algo caidos pero aún atraen miradas, mi culo también es grande y respingon me sobran algunos kilos pero me hacen tener unos buenos muslazos.

Una niñera que no puede estar sin sexo

Era jueves por la tarde y ya volvía de la universidad, después de un día agotador lo único que quería era llegar a dormir toda la noche, al llegar la esquina del edificio donde vivo, el mismo grupo de hombres se encontraba sentados sin nada que hacer, siempre que paso es lo mismo, me gritan de cosas, puras majaderías y siento que me violan con su mirada, pero nunca les hago caso y así seguí con mi camino, al llegar al edificio, me estaba esperando en la pura entrada el dueño que renta los departamentos del edificio, un señor de 60 años, canuzco, con dientes amarillos por tantos cigarrillos que fuma, muy gruñón si te atrasas con los pagos del alquiler y por supuesto muy avaro.