señoras cojiendo con jovenes

Alberto no puede cada día dejar de sentirse obsesionado por su nueva vecina Luisa, hasta tal punto que el marido de ésta se da cuenta

Un joven matrimonio Alberto y Charo se compran un chalet en las afueras, allí conocen a sus nuevos vecinos con los que congenian muy bien y rápidamente. Alberto no puede cada día dejar de sentirse obsesionado por su nueva vecina Luisa, hasta tal punto que el marido de ésta se da cuenta y se la ofrece explicándole que son muy liberales y que será un placer poder hacer realidad la fantasía de Alberto y el disfrute de todos. Alberto satisfacerá sus fantasías más allá de lo que pensaba … sodomizando a Luisa por primera vez. Es difícil de entender, pero la vida a menudo se comporta como una extraña bola de nieve. Lo que quiero decir es que una pequeña acción, un gesto, una cosa que nos parece no tiene ninguna importancia, resulta que después de unos años ha cambiado tu vida por completo. Es como una fuente llena de cerezas, coges una y cuando tiras salen, enganchadas a esa, una ristra continua de cerezas. Bueno, en realidad no es la vida, son.. las mujeres.

Infidelidades consentidas de mi novia: Siempre quise que mi novia me pusiera los cuernos… y esta es mi experiencia real

Siempre me ha atraído la idea de que mi novia me pusiera los cuernos, pero claro, era algo que no me atrevía a contárselo. Durante algunos meses estuve leyendo historias de infidelidad por internet, pero el problema es que la mayoría son inventadas, y a mi sólo me interesaban aquellas que contuviesen rasgos de credibilidad. Tampoco me gustaban aquellas de sumisión, ni de matrimonios. Lo único que buscaba son experiencias de chicos a los que su novia les hubiera puesto los cuernos y lo hubieran superado. Lo cierto es que cada día que pasa las mujeres son más infieles y el número de novios con cuernos aumenta considerablemente. Pues bien, conforme pasaba el tiempo, tenía más ganas de que sucediera. Mi novia, una preciosa muñequita de 20 años, tomó la decisión, muy a mi pesar, de irse a estudiar un año entero a otro país.

Disfrutando en la discoteca con una buena verga en la boca

(Mientras escribía este relato estaba escuchando la canción de The Weekend – Earned it (que no paraba de repetir una y otra vez, pero fascinada) y si gustan lxs invito a escucharla para una mejor “experiencia” o como quieran ustedes decirle jsjs. (Me disculpan sí tiene algún que otro error en la ortografía)

Mi primera experiencia sexual con mi padre

Mi Padre es mi referente. Siempre había sabido que entre él y yo había algo más que una sana relación Padre e Hija, y desde que mi cuerpo había comenzado a desarrollarse, papá me miraba de ciertas formas que no dejaban dudas de su niña como mujer. Y claro, yo le respondía de igual manera con las insinuaciones y coqueteos entre los dos ¡Eran muy divertidos! Pero desde hace unas semanas la situación se había intensificado…Esta es una historia acerca de Fernanda, una chica guapísima que tiene una pequeña experiencia en el sexo. Desde hace unos años vive sola con su Padre… un hombre de éxito en el trabajo, con la damas, de físico espectacular y arrestos varoniles que cautivan nada más verlo…, y claro ella en plena pubertad de descubrimiento del sexo, está perdidamente enamorada de él… En este capítulo hay sexo oral y vaginal, juegos de dominación e incesto consentido.

Mi pareja me pidió que la domine, yo le hice caso y le metí mi mano fuertemente haciéndola doler y gritar del placer

Esa noche mi pareja me pidió una sesión de sado, le dije que sí pero que tendría que aceptar mis condiciones, las cuales no podría negociarlas, ella estaba tan deseosa que acepto mi propuesta y dijo “vale cuales serían las condiciones” le dije, Mare esta noche no te voy a penetrar tendrás que aceptar mis  deseos y si no cumples serás castigada, quizás al final puedas saborear mi leche, quítate la ropa y totalmente desnuda ponte en cuclillas con las manos detrás y la cabeza gacha, a todo responderás “si Amo”.

Le chupo la verga al repartidor y mi marido observa

Nuestros protagonistas establecen una relación de Infidelidad consentida, incluir a un tercero o varios que complementen las carencias sexuales de la pareja. Pocas parejas se atreven a plantear tener una infidelidad consentida que, desde el momento que se es consciente deja de ser infidelidad.

Tras conocernos en un chat nos encontramos para hacer realidad nuestras historias y fantasias eroticas

Este relato que a continuación vais a leer, es completamente real. Todo sucedió hace aproximadamente tres años, yo por aquel entonces ya estaba casado, y comencé por a conocer el mundo de Internet, y como no, lo primero que me llamo la atención fue el chat, mi alias era Akilonia. En uno de ellos conocí a una chica de Alicante. Como yo entonces trabajaba de noche, tenía todas las mañanas libres para hablar con ella, que lo hacía desde su oficina.

La chica de la moto Sin mediar palabra, se subió a mi coche, me miró a los ojos, se sonrió y, subiéndose el vestido hasta la cintura mostró su coño esta vez sin bragas

Un día de verano, de mucho calor. Yo salía de trabajar e iba en mi coche por la Diagonal de Barcelona. El tráfico estaba inusualmente denso, hasta el punto que tardé una eternidad en pasar las primeras manzanas. Como había quedado con mi mujer en que iríamos a hacer unos recados, la llamé y le dije que llegaría tarde a lo que ella me contestó que había oido en la radio que había pasado algo y la Diagonal estaba cortada.

Un cliente se convierte en mi amante

Trabajar en turismo me está dando muchas alegrías, y muchas calenturas… sobre todo calenturas. Raro es el día que no tenga un servicio con algún comensal que me ponga la polla dura. Y en alguna ocasión, tengo premio!!! como es el caso que os voy a contar.

Mi mejor amigo y su compañero de trabajo me toman por sorpresa y me terminan follando, un trío que me fascino, me encanto ser la protagonista

Ni me había percatado de su presencia. Yo miraba en uno de los estantes de la tienda cuando alguien me dio un pequeño toque en el hombro, a modo de llamada. Al volverme ahí estaba Javier, hacía mucho tiempo que no lo veía, aunque rápidamente vinierón a mi cabeza todos nuestros encuentros, tanto como con él a solas, como con su tetona mujer.

Un joven con poderes mentales hace que todos los de la oficina se plieguen a sus deseos

Un joven con poderes mentales hace que todos los de la oficina se plieguen a sus deseos, concentrándose especialmente en las mujeres. Siempre había tenido este extraordinario poder, pero no es sino hasta ahora que me percataba de ello. Es cierto que antes lo había utilizado (siempre en mi beneficio, claro), pero las cosas que sucedían las atribuía mas a pura coincidencia que a cualquier otra cosa, pero últimamente había tomado plena conciencia de ello.

El plan de los muchachos resulta a las mil maravillas y tienen ocasión de ver a sus madres enlazadas en un tórrido abrazo lésbico

El plan de los muchachos resulta a las mil maravillas y tienen ocasión de ver a sus madres enlazadas en un tórrido abrazo lésbico que disparará la señal para comenzar a follar a ambas sin tregua hasta descargarse varias veces en ellas dejándolas agotadas por los orgasmos. Terminé la segunda parte de mi relato, cuando me encontraba abrazado al cuerpo chorreante de semen de mi madre, que aún se encontraba encima de Juan.

Yo mismo me encargue de que me metiera los cuernos

Soy asiduo lector de esta página de relatos. Me he decidido a escribir mi historia, para reivindicar los muchos comentarios que surgen con los maridos consentidores, cornudos de todo tipo, cuando digo cornudos, me refiero a los que son conscientes de ello y los disfrutan. Con el tiempo he podido comprobar que se dan en distintos extractos de la sociedad. El burro delante para que no se espante, empezare describiéndome primero yo.

La primera vez que hacemos un intercambio de parejas, rompiendo la rutina

Hola, me llamo Lola. Soy una mujer de 35 años, casada, de muy buen ver todavía y además muy trabajadora. Por eso, entre mi profesión y las tareas de la casa acabo siempre muy cansada y sin ganas de mucha juerga a esas alturas del día. Por eso desde hace ya un tiempo, en cuanto llego a casa y hago todas esas tareas, lo único que me apetece es tumbarme a descansar en el sofá del salón y ponerme lo más cómoda posible a ver alguna que otra película de la tele.