porno gay en carro

Nunca me imagine que mi doctor me follara de esta forma

Soy Mexicana, mujer, delgada, morena clara, poquitas Chichis pero culo grande, tengo 29 años pero parezco de 22, habia tenido algunas visitas con el Oftalmólogo porque necesitaba lentes, siempre pensé que el Doctor era un maduro muy guapo, de unos 43 años, 1.75mts más o menos, moreno, con bigote y siempre con sus zapatitos limpios y camisita súper bien planchadita, recuerdo que un día me lo tope saliendo de Liverpool con su esposa y pensé que quería sentirlo dentro de mí, así que me propuse hacerlo. A los pocos días fui a verlo porque según necesitaba otra graduación, iba con una mini falda con toda la intención de tener roces provocados, yo me recargaba en los mostradores, levantándome para que el mirara mi tanga en los espejos de su negocio y lo logré, me di cuenta que me vio y yo me hice la Santa bajando mi falda y voltié a verlo con sonrisa muy putaa!! En cuento salí de ahí recibí un msj suyo según que necesitaba saber algunos datos así que le dije que lo miraba al otro día y que era una cita. Al otro día yo me vestí con una mini falda, una playerita transparente y tenis, cuando me subí a su carro abrí las piernas según accidentalmente para que viera mi tanga blanca que en ese momento ya tenía completamente mojada, no tardo en decirme que fuéramos a otro lado a lo que accedí rápidamente. Iba subiendo las escaleras del motel cuando sentí que corrió tras de mí y me levanto la falda para tocarme y sentir lo mojada que estaba, me voltie y me colgué a sus hombros y cruce mis piernas en su cintura, mientras lo besaba intensamente. Me subió cargando y yo solo sentía su miembro muy duro debajo de su pantalón, el solo se abrió el pantalón, hizo a un lado mi tanguita y me la metió toda, yo solo hice un quejido de placer infinito, estaba tan mojada y él la tenía tan dura que solo me decía: “Estas bien apretadita mami” “Estas tan rica chiquita” “Déjame metertela muchas veces más, por favor, si?? Me dejas??” Yo solo respondía que si a todo, me recostó en la cama y se bajó a chuparme mi panochita primero sobre mi tanguita y después otra vez la hizo a un ladito, sentía como me metía toda su lengua y yo estaba gimiendo como loca, me daba mordiditas que hicieron que yo me viniera en segundos y así lo hice, me vine en su boquita, tenía todo mi juguito en su lengua y lo disfrutaba mucho, estaba tan mojada, subió y comenzó a besarme y me dijo: “Me toca a mi, chiquita, donde quiere que te heche mi lechita?, donde te la hecho mamasita?” yo solo respondía “Adentro, la quiero toda adentro por favor, échamela toda adentro” no tardo en metérmela y yo la sentía hasta adentro, me tomo de la cintura y me movía tan rico en su verga que no tardo en venirse, yo solo sentí el chorro de su lechita calientita dentro de mí y gemía tan rico que eso me puso más caliente, así que lo quite de sobre mí y me subí en su verga que aun palpitaba de lo caliente que estaba y además seguía bien dura, comencé a brincar en su verga entraba y salía bien delicioso cuando sentí que me estaba viniendo de nuevo, en ese momento el comenzó a chupar mis pechos sobre mi playera que era transparente, adoro cuando comienzan a chuparme y me llenan de saliva sobre mi ropa, en ese momento me grito: “Me voy a venir de nuevo, me voy a venir de nuevo” y sentí otra vez lo calientito de su leche. Terminamos rendidos en la cama y sólo rogamos por vernos otra vez y si…en otro relato les contaré otra de mis excitantes salidas con mi Doctor. Besoooss. Damariisss….

No me pude aguantar más y tuve que darle todo a mi hijo

Hace unas semanas vino a visitarme una muy amiga (Gaby) y su hija (Caro), más o menos de la edad de mi hijo. Una de las noches mientras mi hijo (Toño) y Caro fueron al cine, mi amiga y yo nos quedamos en casa tomando vino y chismeando. Las copas pasaron y la botella se convirtió tres botellas de vino, bueno casi nos acabamos las tres jejeje. Cuando llegaron mi hijo y Caro, cerca de la media noche, ya estábamos algo tomadas y pues nos fuimos a acostar. La última parte de la plática había sido sobre sexo y la verdad me había dejado algo inquieta; quería masturbarme, pero como mi hijo le había cedido su habitación a mi hija, pues él y yo compartíamos mi cuarto, de hecho mi cama, así que no podría atenderme yo solita; no tendría privacidad.

Una fiesta que va a ser muy difícil de olvidar

Todos los Enero, mi amiga Julia, hace una fiesta para recibir el nuevo año con las mejores vibras. ¿Dije fiesta? ¡Son las megas fiestas! Ella es una modelo y Youtuber, por lo que tiene conocidos a morir.

Mi hermanita despierta su sexualidad con nuestro tío

Desde que murieron nuestros padres, en ese fatídico accidente de avión, yo quedé casi a cuidado de mi hermanita, una real tragedia por donde se la mire, era pequeño y no podía asimilar que en casa ya no estaba mi mami, ni mi papi, solamente me quedaba en el mundo mi hermana, quien tuvo que crecer de golpe y para ser la cabeza del hogar.

MI HERMANO MARCOS: Realicé todas mis perversiones a costa de mi hermano que sufre de paralisis desde los 10 años

Pertenezco a una familia de clase media, pero con dos desgracias que marcaron el sendero de mi existencia. La primera fue la muerte de nuestro padre cuando mi hermano apenas había nacido, y la segunda, el accidente de tráfico que dejó a mi hermano, con tan solo 10 años, con una parálisis cerebral. Mi madre, desde antes de casarse, trabajaba de recepcionista telefónica en un centro hospitalario, aunque al casarse pidió licencia. A la muerte de mi padre tuvo que solicitar de nuevo su incorporación al trabajo para poder seguir manteniendo la casa, pues yo solamente tenía quince años.

Sola en la piscina, o por lo menos eso es lo que pensé

Dos días después del primer encuentro con mi cuñado, una tarde baje a la piscina a refrescarme sola pues mi hija había salido con sus abuelos, llevaba un traje de baño color mostaza (bastante revelador por cierto) apenas cubría mis senos y era tipo hilo, estaba recostada sobre una de esas sillas de playa con los auriculares puestos escuchando música y con los ojos cerrados, cuando de repente siento que alguien me da un beso en el cuello, y me asusto, pues yo pensaba que estaba sola en casa. Vuelvo a ver quién era y para mi suerte era mi bello cuñadito.

Mi esposa con otro, quise ver como era ella follando con otro hombre mirándome a los ojos

Siempre se me antojó que mi esposa tuviera una relación sexual con otro hombre. Después de algún tiempo se lo comenté y obviamente me dijo que estaba loco. Tiempo después que insistí, me confesó que tanto le había dicho que ya se le había antojado sentir a otro hombre, sentir nuevamente la cosquillita de ser deseada por alguien más. Ella, según me platicó, solamente había fajado con uno de sus ex novios.

Fernando en la casa de su tía prueba la teta y también los pañales

Desde pequeño siempre me ha gustado ver, descubrir,experimentar sin pensar en las repercusiones que podía haber, sobre todo en todo lo referente al sexo o a cualquier manifestación sobre mi sexualidad y las ganas estaban por encima a las represiones por parte de conocidos, que realmente siempre me han ayudado a mostrarme tal y como soy, también quiero decir que gracias a mi han podido hacer cosas que nos han producido placer por partes iguales.

Mi nombre es Sophie, soy una joven gatita que descubrí mi lado oscuro lleno de pasión y de necesidades sexuales

Buenas noches, querido lector. Espero estés pasando un momento agradable. Como sabes, si hay algo que caracteriza al ser humano es su apetito sexual que a veces, es un poco extraño. Desde fetiches hasta pasiones asesinas, como especie buscamos algo con lo cual desahogarnos del día y la rutina. Hoy y si me permites en un futuro, claro, nos aventuraremos en el caso de una muchacha cuya curiosidad sexual la lleva a meterse en problemas, la mayoría de las ocasiones; pero en otras, descubre un punto peculiar en cada encuentro que lo vuelve único. Creo que ya has dado cuenta de su nombre, por lo que ella misma narrará la historia en primera persona y bajo percepción suya. Goza.

Esta historia paso cuando tenía 20 años, soy rubia natural de ojos verdes en ese momento tenía un buen físico

“Mi nombre es Mónica tengo 38 años. Esta historia paso cuando tenía 20 años, soy rubia natural de ojos verdes en ese momento tenía un buen físico 100-62-95 cola redondita bien parada.” Mi nombre es Mónica tengo 38 años esta historia paso cuando tenía 20 años, soy rubia natural de ojos verdes en ese momento tenía un buen físico 100-62-95 cola redondita bien parada con buenas piernas pues hago bicicleta y voy al gimnasio 1,65 m de altura unos par de tetas con pezones hacia arriba y firmes, estaba en la facultad de Derecho en la Pcia. de Córdoba tenía un buen grupo de amigas y amigos de mi edad que frecuentaba para salir de ves en cuando a un boliche o a tomar algo, novio oficial no tenía todavía y me gustaba la libertad deje de ser virgen a los 13 años en manos de un primo de 20 años al que todavía recuerdo y el que me enseño muchas cosas del sexo.

Enculada por absolutamente todos, la hicieron trizas

Mi nombre es Alicia y hace tres años que recuperé la paz personal, emocional y espiritual. Le coincide a la muerte de mi marido de quien heredé una vieja casona en una estancia a 20 kilómetros de Lobos, mi lugar de residencia durante treinta años.

La primera vez que hacemos un intercambio de parejas, rompiendo la rutina

Hola, me llamo Lola. Soy una mujer de 35 años, casada, de muy buen ver todavía y además muy trabajadora. Por eso, entre mi profesión y las tareas de la casa acabo siempre muy cansada y sin ganas de mucha juerga a esas alturas del día. Por eso desde hace ya un tiempo, en cuanto llego a casa y hago todas esas tareas, lo único que me apetece es tumbarme a descansar en el sofá del salón y ponerme lo más cómoda posible a ver alguna que otra película de la tele.

Nunca me imaginé que esto sucedería con un amigo del bus

Hola mis queridos lectores para los que no me conocen pues me presento mi nombre es Ailem. Hoy les quiero contar una vivencia que tuve hace unos años, estaba en el último año de mi carrera y ya estaba haciendo las prácticas laborales. Resulta que todos los días tenía que tomar una guagua como le decimos aquí en cuba para llegar al trabajo y ahí me encontré un señor mayor que no era tan mayor tenía 42 años cuando paso esto y yo solo 23.

Esta vez no estuve con mi vecino viejito, estuve con la amiga que tiene una enorme verga y me hizo volver loca

¿Hola amigos, soy Lucia, se acuerdan? Claro que sí, le he contado mucha de mis aventuras amorosas, y hoy les comentare otra de las tantas que he tenido. Espero que les guste. Todo sucedió una tarde de mucho calor, estábamos solas mi mama y yo, por lo tanto, andábamos en ropa menor. Tomábamos un té sentadas en el sofá, charlando de temas sin importancia, ya habíamos limpiado y fregado todo, es decir estábamos fresquita como una lechuga después de un baño para sacarnos el sudor de la lavada de piso. En eso suena el timbre de calle, y ambas nos miramos, interrogándonos con la mirada de quien pudiera ser.  Corrimos el visillo de la ventana de calle, y vimos que era Fabiana, una amiga traba que tenemos, lo cual ya he comentado acá. Nos miramos con mama y se nos hizo agua la boca, “ya te abro Fabiana” dije y Sali como estaba vestida, bueno mejor dicho desvestida, me puse detrás de la puerta y abrí un poco solo para que pasara mi amiga, “seguís tan divina como siempre” me dijo y paso, mi mama la salió a recibir del mismo modo que yo y dijo” hum me parece que hoy hay orgia” y nos reímos las tres. Una vez adentro, acoto que ella no sería menos y se despojó de su ropa, quedando con un precioso bikini rosado con puntillas, con mi mama nos mojamos toda, ya estábamos cuando descubrimos quien era nuestra visitante. Nuestra amiga no pudo esconder su pene pues en seguida entro en clima, quedando una barra de carne punzante, llena de venas, con una cabeza cónica, en una palabra, hermosa. Que grande y apetecible como siempre, dije mirando su pija, es tuya, hermosa, me dijo nuestra visita. Y ni corta ni perezosa, me arrodille ante ella, saque su verga llena de venas azules y me la engullí en la boca. Como siempre sabrosa, le chupe desde su cabeza hasta los testículos.  Miro de reojo a mi progenitora y la veo haciéndose un dedito, eso me puso a dos mil, y aguantando las arcadas me metí todo el pene en la boca, aaahhh pero que puta habías sido, Lucí has aprendido a hacer buenas memas, seguí trola, me decía Fabiana empujando me cabeza para que pudiera entrar más su pija. Mis ojos lagrimeaban de no poder respirar, y me boca se llenó de saliva, saliendo por mis labios a mojar todo el pene. Después de un rato de chupar y saborear aquello tan rico, me dijo que me sentara sobre su verga, porque me imagino que ya tu culo abra sanado  de la rotura con la verga de mi amiga, dijo pero primero me puso en 4 con mi ojete para arriba, con los codos en las rodilla, abrió mis nalgas y con suma maestría me chupo bien la conchita y el ano, así bien mojado como estaba con mis jugos y su saliva, me agarro de la cintura, me  llevo despacio a sentarme no sin antes tantearme el agujerito y llevar su pija hacia él, una vez que le avise que estaba en la puerta, si amor ahí está bien, alcance a decir entonces ella empujo hacia abajo entrando la mitad, realmente lo sentí entrar lanzando un grito de dolor, pero no sin antes finalizar el alarido lo tenía todo adentro, metiendo ella sus dedos en mi concha haciendo la delicia en mi de sentir mi ojete perforado y sintiendo la verga y al mismo tiempo  recibiendo el placer de una buena paja. Me olvidé del dolor, y comencé a girar mis caderas, produciendo un enorme placer en la traba, quien se ayudaba empujando mis hombros hacia abajo. Que gusto y placer estaba sintiendo, tenía toda la hermosa verga en mi culo y dos dedos empujando en mi conchita, y ahí no aguante más y descargue mi primera eyaculación, abundante como siempre, parecía que orinaba, mojando toda la mano de Fabiana y un poco el sofá donde me tenía ensartada. Levante mis piernas para que entrara más, a pesar del dolor me sentía muy caliente, y animaba a la traba a meter más rómpeme toda, métela más que divino acotaba a cada empuje de ella sintiendo su pedazo entrar y romper mi intestino. Hasta que se vino dentro de mí, sentí su leche calentita para luego su pija quedar flácida poco a poco escapando de mi ano. Al levantarme de su falda, vi su verga que estaba un poco sucia por el lugar donde la tenía ella se levantó pidió disculpas y fue al baño a lavarse, ya conocía la casa. ¿Te dolió?Interrogo mi mama si bastante conteste, aun me escuece un poco, sobre todo cuando lo frunzo.  Ven arrodíllate me dijo y así lo hice, ella con delicadeza me tomo de mis nalgas y las abrió quizás exagerando un poco para ver mi agujero, no