porno con abuelo

Cena de la empresa y termino follando con mi jefe y el contador

Hola, me llamo Paty y para saber más de mi, les recomiendo leer mis relatos anteriores, aunque aquí daré una breve reseña de mi y mi situación. Tengo 42 años, dos hijos (Patricio 21, Fer 18), soy divorciada, bajita, mido 1.65, no soy delgada, tengo muy buenas caderas, nalgas y sobre todo, al parecer, tetas, pues es lo que más me chulean los hombres; hace poco comencé a relatar algunas de mis experiencias pasadas y recientes. Estas comenzaron cuando estaba casada, porque mi esposo no me hacía caso, prefería irse de borracho los fines de semana, en lugar de atenderme como se debe. Eso me llevó a buscar lo que no tenía con él, así empecé mis infidelidades con un sobrino que vivía con nosotros, poco después algunos compañeros de trabajo y amigos o profesores de la universidad en la que estudié. Esas aventuras sexuales con mi sobrino, hicieron que cuando me divorciara, se me quedara el deseo de tener sexo con jóvenes, lo que además alimentaba mi ego al sentirme deseada por hombres mucho más jóvenes que yo. Pero, evidentemente, no me limito a tener sexo con jóvenes, sino también con amigos del trabajo, viejos conocidos e incluso con algunos jefes o ex jefes; me refiero a clientes que tengo, ya que doy asesorías en materia legal a algunas empresas; y algunos de mis clientes quieren algo más, y pues, si yo me porto bien con ellos, ellos se portan bien conmigo y mis honorarios. Ganar, ganar.

Ese día estaba en el trabajo, no sé qué me paso que coqueteé como una puta con todos los clientes que atendía, incluso dejé que me vieran tocándome desconocidos

No puedo creer que este escribiendo un relato erótico, pero mientras pulso las teclas; narrando, describiendo, borrando, corrigiendo, cambiando y todo lo que hacer esto conlleva, no puedo evitar sentirme nerviosa y excitada. Incluso. Cumplir la expectativa de que pueda provocar a los lectores me pone nerviosa, recordar las situaciones y aderezarlas un poco me excita. Estúpidamente, no puedo evitar sonreír o morderme el labio inferior cada cierto tiempo… pero no solo mis labios reclaman atención, también advierto una sensación de calor y humedad entre las piernas -es eso- o la silla está caliente.

Bety y sus amigos haciéndole una doble penetración en su primer grupal

Hola amigos!!! Soy Bety, tengo 36 años, felizmente casada hace 6. Mido 1,60 mts., soy de piel blanca, pelo castaño oscuro, actualmente con unos 65 kgs. de peso. Tengo pechos pequeños pero muy firmes y según me han dicho incluso los médicos, sin nada que envidiarle a una nena de 18. La parte de mi cuerpo que más se destaca es por supuesto mi culito.

Le chupo la verga al repartidor y mi marido observa

Nuestros protagonistas establecen una relación de Infidelidad consentida, incluir a un tercero o varios que complementen las carencias sexuales de la pareja. Pocas parejas se atreven a plantear tener una infidelidad consentida que, desde el momento que se es consciente deja de ser infidelidad.

Follada inesperada con mi clienta viuda, Se me había insinuado más de una vez, pero no le di importancia hasta ese día

Mi clienta es Carmen, la situación fue la siguiente. Sin saberlo ninguno de los dos coincidimos en una boda de un amigo común. Yo fui solo y ella iba acompañada de su hijo menor de unos 22 años. Carmen tiene mi edad, 48 años, no es especialmente guapa, aunque ese día con el maquillaje y ese vestido rojo ajustado, lucia especialmente interesante. De cuerpo delgado y unas tetas algo grandes para su delgadez, cosa que me excita extremadamente, su principal atractivo es un culo prieto y redondo como buena aficionada al fitness…Cuando la visito laboralmente no luce nada guapa, no arreglada, solo la bata del trabajo y sin maquillar…de carácter agrio según dicen mis compañeros de profesión conmigo siempre tuvo un trato agradable y creo que hasta se me ha insinuado mas de una vez, pero no le di importancia hasta ese día de la boda……

Un maduro aprovecha mi situación de necesidad y me convierte en su puta

Primero que nada me describo; mi nombre es samantha soy pequeña pero no tanto jeje por decirlo de alguna manera mmm tengo unas tetas bastante lindas pero no tan grandes, lo único de lo que puedo presumir es de mi rico culo y de mi abdomen jeje también mi panochita que es bastante rosadita y pues me encanta masturbarme y ser una autentica puta, todo lo que cuento dentro de todo relatos son vivencias personales que he vivido, si desean ver mis fotos y videos por una pequeña donacion, seas de España, Mexico, usa de donde seas jeje puedes escribir a

Entre vecinas somos todos amigas y nadie se entera de nada

Lo que voy a contaros me sucedió hace ya bastantes años, al poco de separarme de mi primera mujer. Mi nombre es Carlos y en aquel entonces Antonia y yo no éramos todavía pareja, sino buenos amigos con derecho a roce. Como decía, a los treinta y cinco años me separé de mi primera mujer y tuve que irme a vivir a un edificio de pequeños apartamentos, habitados la mayoría de ellos por separados, pero también por personas que venían a trabajar a la ciudad durante una temporada y en menor número por algunas parejas jóvenes, que debían quererse tanto como para poder convivir de forma permanente en un espacio realmente reducido.

Lo conocí por Instagram y me lleno la zorra de lechita

Holaaa a todos, despues de mucho tiempo sin escribir aqui estoy de nuevo, totalmente diferente pero sobre todo una mujer más caliente y madura…. espero les guste esta historia que voy a contarles, me sucedió el año pasado y tiene como protagonista a un jovencito que superó todas mis expectativa al cual llamaremos Cristian….

Media docena de matrimonios intercambiándose sexualmente

Cuando a mi mujer y a mí nos apetece tener sexo con otras personas hacemos un intercambio de parejas, habitualmente en un discreto hotel de la sierra segoviano-madrileña —el último viernes de cada mes— en donde ya somos clientes conocidos las cinco o seis parejas de matrimonios que tenemos este gusto o esta afición —algo hay que llamarlo— sexual.

Adicta a tener sexo con muchos hombres ¡Con todos los que pueda!

Cuando estaba de novia de mi ahora esposo, comenzamos por hacer trios, el primero fue mi primo que estaba de visita en la ciudad; despues de tanto estar calentandolo con mis atuendos y mis poses de actriz porno, sucumbio a mis calenturas asi que lo convenci de que dejara que mi novio nos viera, le gustaba y le sigue gustando verme en accion con otros, creo que fue mas su calentura que su pudor, le costo aceptar esa situacion, pero finalmente lo hicimos; esa ocasion, en verdad fue tanta la calentura que los dos participaron perfectamente, mi novio no aguanto las ganas de unirse y por fin tuve mi primera doble penetracion, fue la cosa mas rica que habia probado, me tenia loca por completo, no dejaba de encontrar la manera de conseguir con quien hacer trios para que me dieran por mi culito y mi vaginita, por suerte no falta con quien.

Pobre mi novio, soy una putita caliente, por que le hago esto, pero cuando estoy en una situacion caliente, no puedo parar, y lo gozo al maximo

A veces pienso, pobre.. por que le hago esto, pero cuando estoy en una situacion caliente, no puedo parar, y lo gozo al maximo. Tengo 19 años, me llamo Lucila y soy mala, bastante, pero siempre cuando pasa algo entre Martin y yo. Ultimamente veniamos discutiendo mucho, y casi nos distanciamos por unos dias, pero todo termino en una pelea de gritos en la que el se fue de mi casa golpeando la puerta y yo quede llorando y mal.

Me convierto en la mujercita de mi primo

Después de que salí de la casa de mis primos me fui directamente hacia mi casa muy nervioso no podía comprender lo que me estaba pasando a la vez tenia miedo que se fueran a enterar toda mi familia de lo que andaba haciendo y más porque era muy pequeño para tener novio y peor por ser de mi mismo sexo eso era lo que más me preocupaba, en lugar que supieran que me andaban cojiendo mis dos primos, porque tenía la idea que lo malo era tener novio y no lo que hacía con éllos, claro según mi inocencia, total que me puse a jugar con mis primas en los terrenos de cultivo que rodeaban las casas donde vivía la familia y durante ese momento estaba pensando en la sensación tan rica que sentí al ponerme la ropa interior de mi prima así es que se me ocurrió que por la noche ya que todos durmieran saldría al baño y me pusiera un calzoncito que me quedaba algo apretado y que ya no me lo quería poner porque según yo parecía de niña bueno eso es lo que pensaba antes de que pasara todo lo que estaba viviendo pero que en esta ocasión me ayudaria para que no se viera mi penecito pero ya no aguantaba las ganas así es que decidí irme a ponermelo mucho antes de cenar, ya en el baño me di cuenta que aunque se me ocultaba mi pene se veía las costuras que trae los calzones de cualquier hombre para sacar el pene ala hora de ir a orinar y eso no me gustaba mucho, así esque se me ocurrió que se me vería mejor si me lo ponía al revés y cuando lo hice que diferente se sentía en realidad si parecía una prenda de niña toda lisa por la parte de enfrente.

Melinda se convierte en la cereza del pastel de las esclavas de un hombre que es su señor y amor. El placer que sienten es realmente único

Habían pasado dos días después de la cena y nadie había salido de la casa de Melinda. Tampoco parecían tener intención de hacerlo. Hacía un largo rato que había amanecido y Melinda tenía problemas para mantenerse dormida. Finalmente abrió los ojos y se encontró con el origen de los ruidos que no la dejaban dormir. Su mejor amiga estaba cabalgando a su marido.

Cuando pedís a gritos que te violen

Aquel día Luppo, el fotógrafo, no paraba de dar vueltas. Estaba especialmente nervioso, apenas se concentraba, aunque su capacidad de concentración llevada décadas disminuida por el consumo habitual de estupefacientes. Maui llevaba unos días que no lo soportaba, cada palabra que ella decía, le hacía cambiar de humor, siempre de malo a peor y solían terminar a gritos. Sonó el teléfono móvil con la estridente música del himno de la legión.

Joven se vuelve sumiso de una mujer mayor con experiencia

Tras la muerte de mi padre, mi madre comenzó a juntarse mucho con la vecina de la casa de al lado, la señora Marga . Nunca se habían hablado con ella pero mi vecina al ser tan bien viuda, la ayudo mucho a superarlo y se convirtieron en amigas inseparables. Parece un gesto que debería de alegrarme pero sucedía todo lo contrario. No era de mi agrado la vecina, era una mujer con una mala reputación, muy poco sociable, siempre enfadada y discutiendo con el resto del vecindario, nada la agradaba, protestaba por todo y tenía un genio intratable. Para que lo entiendan, una verdadera bruja, una mujer arpía y antipática. Por el motivo que fuese encajaron bien mi madre y la vecina y siempre iban juntas a todos los lados y tomaban café a diario.

Tentado Por Lo Prohibido Mi hermana Catalina se separó de su marido

Me llamo Pedro, hace 3 años me divorcié y desde entonces me mudé a un apartamento pequeño con 2 dormitorios donde vivía sólo hasta hace unos 5 meses. Tengo 45 años, soy de buena contextura y soy atractivo para las mujeres, por lo que no me faltan las novias ni las aventuras sexuales. Dije que antes vivía sólo porque ahora no. Mi hermana Catalina se separó de su marido, y ante sus penurias económicas me solicitó que le permitiera vivir en mi apartamento mientras se estabilizaba. Ella tiene una única hija, Emma de 18 años muy atractiva, con un cuerpo que quita el aliento como un manjar que desearía cualquiera, igual a su madre cuando era joven que le salían pretendientes por todas partes. A mi sobrina Emma la he querido siempre y tratado como una hija. Por supuesto que las acepté en mi casa porque aunque limitaba en mucho mi vida privada, estaría acompañado y comprendía que era temporal y no tuve reparo en sacrificarme.