porno casero con tia

Le confesé a mi esposo que tenía un amante que conocía: su amigo

Les dire que me decidi a escribir aqui porque despues de haber leido en muchas paginas de relartos confesiones de otras mujeres que han sido infieles a sus maridos, vi que mi caso no distaba mucho de el de ellas, pero a pesar de haberme quedado bastante relajada despues de que mi marido supo de mi infedilidad por un largo tiempo, decidi tambien contarlo por aqui para ayudar a otras mujeres asi como a mi me ayudaron los relatos que he lelido.

Usando una aplicación de ligues para estrenar mi culo

Llevaba tiempo buscando por una app de ligues a alguien con quien estrenar mi culo. De toda la vida hetero, a mis 26 años, sentía que quería probar cosas nuevas. Todo empezó con un sueño en el que me practicaban sexo anal sin contenciones. No me podía mover, ni gemir, ni tocarme. Me desperté empapado en sudor, y tras ir al baño a secarme, noté como mi ano bombeante. Lo toque con mi mano, y producto del sueño, lo tenia abierto.

La infertilidad de mi marido me lleva a probar el esperma de otros

Me llamo Martha tengo 33 años me mantengo bien gracias a que me ejército, llevo 10 años de casada con Antonio aún no tenemos hijos porque así lo decidimos ambos para poder crecer laboralmente en nuestros trabajos, mi esposo es ingeniero de sistemas y yo soy Maestra de escuela, había llegado el momento de tener un hijo. Ambos lo deseábamos y deje de cuidarme con métodos anticonceptivos, pero pasaban los meses y no quedaba embarazada, pensé que era porque lleve mucho tiempo cuidándome y seguíamos intentando, ya había pasado un año y sentíamos impotencia al no poder quedar preñada, por lo que decidimos ir al médico, nos mando pruebas para ver a que se debía y saber si alguno de los dos era estéril, siendo sincera pensé que era yo la del problema porque tantos años de usar anticonceptivos, llevamos nuestras muestras al laboratorio y a esperar la respuesta, mi esposo era optimista me decía que este tranquila que seguramente era porque nos cuidamos por mucho tiempo, llego el día de recoger los resultados y decidí ir sola, al abrir y ver los resultados me quede helada, yo estaba completamente apta para ser madre, pero mi esposo no, él era estéril, me sentí y no pude evitar llorar al saber que nunca podría ser madre y sentir que una vida crecía en mi vientre, en ese momento suene el celular y era mi esposo para preguntarme por los resultados, me calme y le respondí serena y le dije que todo había salido bien, que yo no me embarazada por el tiempo que nos cuidamos y era solo cuestión de tiempo quedar embarazada, mi esposo se puso feliz y me dijo que me amaba y que no me preocupe que pronto quedaría embarazada, luego de colgar la llamada me reproche el haberle mentido, mientras iba a mi trabajo en la escuela pensaba que podía hacer para quedar embarazada y pensé en la inseminación artificial , pero no sabía mucho del tema, en un rato libre que tuve en la escuela, entre a la sala de computo para buscar información y modificar los resultados para enseñárselos a mi esposo, estaba muy concentrada leyendo sobre la inseminación artificial que no me di cuenta que un compañero de trabajo llamado Miguel que era amigo mío estaba a mi lado viendo el monitor de la computadora, me pregunto qué hacía buscando sobre ese tema y tuve que contarle la verdad porque necesitaba decírselo a alguien y desahogarme, al contárselo volví a llorar y me abrazo y seco las lágrimas diciéndome que no llore que en la actualidad habían muchos métodos para poder quedar embarazada que la ciencia había avanzado mucho y me ayudo a seguir buscando información de lugares donde hacían inseminación artificial, encontramos una dirección y la apuntamos y él dijo que me acompañaría y yo acepte porque en verdad necesitaba apoyo en esos momentos, llegamos al lugar y entramos a consulta para evaluarme el especialista me explico el procedimiento y los costos, al escuchar el costo casi me desmayo el precio era elevadísimo y me era prácticamente imposible pagarlo porque estamos pagando aun nuestra casa, Salí desanimada del consultorio, Miguel me vio y me abrazo, mientras conversábamos le conté que el precio era muy elevado, pero yo iba a buscar la manera de conseguir el dinero no me importaba vender mi carro, o endeudarme con un préstamo bancario pero mi sueño era ser madre y darle esa alegría a mi esposo que es el amor de mi vida, Miguel me dijo que había una forma de quedar embarazada sin gastar el dineral que cuesta una inseminación, primero sorprendida le pregunte que cual era la forma, un poco inocente de mi parte no darme cuenta a lo que se refería en realidad, ahí fue que Miguel fue directo, me dijo que podía acostarme con otro hombre para quedar embarazada ya que mi esposo no podía fecundarme, yo me quede sorprendida y le dije que amaba demasiado a mi esposo y no sería capaz de ser infiel, dejamos ahí el tema y me invito a comer mientras conversábamos de temas de trabajo.

Con manipulación y psicología puedo acostarme con cualquier chica que desee

Internet es maravilloso. Hay chicas de todo tipo, pero las que más me gustan, son las acomplejadas, las fantasiosas, las que se hacen pajas en la oscuridad de sus cuartos viendo chicos que las dominan y no las tratan como a princesas, sino como putas, como cerdas… Esas son las que más me gustan, porque son las más fáciles de manipular y dominar.

Fueron varias las aventuras con hombres antes de conocerla y quiero compartir una que tuve hace más de veinte años

Soy una persona casada con una mujer maravillosa hace más de diez años.  Es mi segundo matrimonio y no le he sido fiel con hombres.  Eso sí, deseoso de mamarme una buena verga y cogerme el culito de otro, aunque no he tenido la oportunidad y la valentía de hacerlo hasta el momento.  Fueron varias las aventuras con hombres antes de conocerla y quiero compartir una que tuve hace más de veinte años cuando recién me acababa de divorciar de mi primera esposa.

Sexo a un buen precio, de esta forma también se puede gozar y mucho

Buenas soy Pedro de Valencia (España). Hace un tiempo tuve una cuenta aquí y publiqué una veintena de relatos pero los quité posteriormente, he vuelto a crear la cuenta. En primer lugar voy a volver a compartir los relatos que ya tenía y posteriormente publicaré algunos que he escrito posteriormente y aún no están. Soy un chico del montón, muy normalito. Al que eso de ligar nunca se le ha dado bien, soy demasiado bueno y ya sabemos que hoy en día triunfa más ser un cabrón.

Soy una viciosa que disfruta masturbándose. Un placer increíble

Masturbarse es existir el momento, imaginación, necesidad y deseo. Es celebrarte y celebrar el regocijo. Todas desde niñas adquirimos nuestras mañas aprendidas en juegos solitarios. Después algunas inolvidables veces en sublimes pajas compartidas y cuando acabaste con una amiga mirándose a los ojos esa energía de venirte al unísono te lleva con ella de la mano al paraíso para siempre. Puede ser un vicio cibernético, manual, asistido público o privado.

Me compre muchos nuevos juguetes, tenia muchas ganas de hacer algo diferente, querían sentir placeres únicos

No pesaba más de 45 kilos y medía 1m. 60cm. Era rubia y sus ojos los tenía de color verde esmeralda. Sus tetas eran grandes, su cintura fina, su culo respingón y sus labios carnosos. Era la joven más hermosa y más deseada de su ciudad. Pero Jennifer no tenía ojos más que para su padre. A los siete años los había abandonado su madre y, Arturo, su padre, tuviera que hacer de padre y de madre. Él estuvo para comprarle las compresas en su primera menstruación. Él le partió la cara a un muchacho que se quisiera propasar con ella… Él le compraba todo lo que le pidiera… el BMW, Joyas, le daba dinero para comprar las mejores ropas. Jennifer era el ojito derecho de su padre, y él, él era su héroe.

Ese día estaba en el trabajo, no sé qué me paso que coqueteé como una puta con todos los clientes que atendía, incluso dejé que me vieran tocándome desconocidos

No puedo creer que este escribiendo un relato erótico, pero mientras pulso las teclas; narrando, describiendo, borrando, corrigiendo, cambiando y todo lo que hacer esto conlleva, no puedo evitar sentirme nerviosa y excitada. Incluso. Cumplir la expectativa de que pueda provocar a los lectores me pone nerviosa, recordar las situaciones y aderezarlas un poco me excita. Estúpidamente, no puedo evitar sonreír o morderme el labio inferior cada cierto tiempo… pero no solo mis labios reclaman atención, también advierto una sensación de calor y humedad entre las piernas -es eso- o la silla está caliente.

A los 16 años me convertí oficialmente en una zorra, pude follar con el chico que siempre quise y eso fue una gran sorpresa

A nadie sorprende hoy en día ver a adolescentes zorrear sin importar dónde ni con quién, pero cuando este relato tuvo lugar, las chicas aún teníamos que fingir que vivíamos ajenas al sexo, y que temas como el porno o la masturbación eran cosa solo de chicos. Por eso, lo que os vengo a contar hoy es cómo a los 16 años me convertí oficialmente en una zorra.

Vacaciones con mi tío y mi papi. Las cuales no voy a olvidar jamás

En unas vacaciones de Semana Santa, cuando yo tenía 18 años, mi mamá se llevó a mis hermanas a Nueva York, a visitar a unos de mi tíos; yo no fui, porque había sacado malas calificaciones y me castigaron, así que me quedé sola con mi papi. Las vacaciones no pintaban bien, afortunadamente uno de mis tíos nos invitó a su casa de Cocoyoc; su familia se había ido de vacaciones a Mcallen y él no quiso ir de compras con cuatro mujeres, así que teníamos la casa para nosotros tres. No era mi plan ideal, pero al menos iba a poder tumbarme en la alberca y tomar el sol a gusto; pero como soy la consentida de mi papi, me dejó invitar a una amiga, así que no estaría tan aburrido. Quién iba a pensar que acabaríamos siendo las putitas de mi papá y mi tío por algunos deliciosos y pervertidos días; yo, una lolita incestuosa.

Así terminaron los masajes a mi madre embarazada

Ésta experiencia, ocurrió hace unos años, cuando contaba con 18 años de edad sin ninguna experiencia sexual con chicas…lo único que sabía de sexo, era lo que me habían enseñado en el colegio y como no, lo aprendido por las masturbaciones..

Cierto que la comunión es un punto de inflexión. Cabe en la imaginación del lector pensar si el siguiente relato fue cierto o no.

Me llamo Carlos, Lolo para los amigos y familiares. Ahora ya soy mayor de edad, pero lo que voy a comentar pasó en el momento de mi comunión. Las hormonas comenzaban a bullir en mi cuerpo, en forma de erecciones constantes, granos faciales anti-estéticos y molestos y un estado constante de excitación y masturbación casi enfermizo (una vez llegué a contar 10 pajas en unas cuantas horas sin la vigilancia de mis padres).