eroticos de cuautla

Papá me acompaña a comprar ropa y me termina dejando bien claro que yo soy de él y de nadie más

Daniel está metido con un montón de papeleo sobre la mesa de su dormitorio. Hay problemas para que su aseguradora cubra los daños del accidente dado que en su sangre se detectó una presencia anormal de medicamentos. Dicha anomalía podría haberle causado somnolencia y en este caso, a razón de una de las clausulas de su seguro, la compañía se negaría a darle la cobertura deseada.

Mi mujer perdió la apuesta y durante el fin de semana fue mi esclava, hizo todo lo que le pedí y la mayoría de las cosas eran morbosas

Marta 39 y yo, Toni 41, estabamos jugando con un juego de mesa erotico. Lo haciamos de vez en cuando. Como siempre, un chupetón en el pezón, una mini-mamadita, una masturbación en su coñito, y al final terminábamos follando como posesos. Pero ese día decidimos cambiar las reglas: Apostamos que el que perdiese, deberia ser el exclavo sexual del otro durante todo un dia. Tuve la suerte de ganar yo y desde ese momento estaba ansioso por cobrar mi premio.

Laura está demasiado acostumbrada a vivir de internado en internado, de alguna forma consigue sacarse las ganas, todas las ganas ¡Que lindas compañeras!

Al ser la hija mediana de una familia adinerada y poco sensible te convierte fácilmente en la chica olvidada la cual casi nunca es punto de interés de nadie, especialmente cuando eres la única chica entre un doctor graduado y un tenista nacional. ¿Eso a que me remonta a mí, Laura Villaseñor? A vivir el resto de mi adolescencia entre internados e internados para que mis padres contorlen a su rebelde hija adolescente.

Fui a cenar con mi familia, aunque no quería mucho lo termine haciendo. Pero me lleve una gran sorpresa y es que jamás me imagine una situación así

Esta noche nos íbamos a cenar todos a un restaurante Chino. A mi no me apetecía demasiado, con 16 años lo que quería realmente era salir con mis amigas, pero tenía que cumplir un castigo por malas notas y no podía escabullirme. Mis padres iban locos intentando vestir a mis dos hermanos pequeños mientras yo me ponía guapa con la esperanza de que, después de la cena, me dejaran salir con mis amigas un rato a bailar.

A partir de ese momento ya era suya, fuera de la casa era novia de su hijo, pero dentro era la zorrita de papi

Esta es la historia de cómo el padre de mi novio me desvirgó y se convirtió en mi papi. Había estado nerviosa todo el día, sería la primera ocasión que conocería al padre de mi novio, su madre murió hace ya 3 años, llevábamos apenas saliendo un mes y no había tenido oportunidad de conocerlo, hasta ahora que mi novio me invitó a cenar a su casa y conocer a su padre.

Fueron tan solo unos minutos en los que estaban en el estudio de grabación para hacer el programa de radio, Ellas sabían que necesitaban darse sexo

Habían pasado solo unos minutos en los que ellas estaban en el estudio de grabación, dispuestas a realizar el programa de radio, pero lo que paso en esos instantes ninguna sabia el porqué ocurrió. Solo sabían que necesitaban darse ese privilegio que pocas personas a veces se lo pueden permitir. Nada más y nada menos que el deseo de sentir el cuerpo de su compañera durante años, meses o semanas. Esas personas con las que trabajas a diario y que sin saber como vino el deseo de saber cómo sabia cada una frente a la otra, surgió.

Un adolescente que disfruta demasiado mirando a otros follar

Hay estaba él, aburrido en aquella tarde de pleno verano en su habitación. Hacía un calor horrible y estaba medio sudando y algún chorreón de sudor le caía por su abdomen a esto que le da por asomarse a la ventana. Vivía en un piso en una comunidad de vecinos y en medio del patio había una piscina no demasiado grande pero valía para refrescarse, un normalmente no había mucha gente, pero tenía fichada a todas las mujeres del edificio que bajaban a tomar el sol.

Tengo 24 años y mi vecino tiene 45, jamás imagine que disfrutaría tanto el hacerlo con alguien mayor

comenzare dicendo que mi nombre es valeria tengo 24 años soy trigueña delgada, ojos cafe, uso lentes, cabello a la cintura castaño, tengo curvas y un cuerpo proporcionado. mi vecino tiene 45 años es un tipo que se mantiene bien, el vive con su esposa pero pasa de viaje siempre se ve sentado afuera de su casa viendo gente pasar. desde que llegaron a esa casa me gusta tiene aspecto de ser rudo, imponente. cuando veo por mi ventana que esta el sentado fuera de sucasa me encanta provocarlo uso short poleras delgadas y sin nada debajo. el no es muy bueno para la tecnologia asi que un dia que iba llegando del colegio (tenia 17 años cuando sucedio) me saludo y me dijo si podia ayudarle en un problema con el wi fi de su casa yo accedi, subi a mi dormitorio a dejar mi mochila y me saque el sosten, pero igual fui con uniforme..

Un relato para mujeres que entienden, para mujeres que tienen en claro que es lo que quieren de un hombre, que es lo que deben esperar como mínimo de un macho

Hace años a una mujer de 45 años o más la llamaban “madurita”, y venía relacionado con el concepto de fruta: no de madurez. A día de hoy en el segmento de los 40 a los 55 hay un montón de acepciones: MQMF, soccer mom, mamita, etc… A mi me gusta llamarlas de otra forma: me gusta llamarlas “mujeres que entienden”. Quiero viajar a una definición menos machista y más real, y a la vez hacer una coña de la frase “hombres que entienden” de connotación gay.

Nunca me habían follado de esta manera ¡Me fascino!

Después de haber tenido una de las felaciones más brutales y satisfactorias de mi vida sexual, estuve rendida en los brazos de este señor que ni siquiera sabía su nombre real. Solo sabía que se autodenominaba hunter (cazador). Era un hombre blanco americano, alto, robusto y con una barba prominente. Sus brazos eran gruesos, con muchas venas brotadas tal vez por su trabajo. Ya que no se le miraba que fuera al gimnasio debido a que tenía una panza chelera no tan grande, pero si se le miraba que tenía. Pero la polla era una joya magistral. Estaba gruesa, larga, enorme y venosa. Hace unos instantes se la había chupado tanto que la pobre quedó fuera de circulación. Al igual que yo. Semejante mamada me había dejado dolorida la quijada y la boca. Pero no me arrepentí de esa maniobra que hice.

Sexo con Julia, una exalumna que encontré en un centro comercial y que sin dudarlo mucho acabo lamiéndome la verga en un motel

Encontré con Julia, una pelirroja ex alumna mía. Fue ella quien me vio primero, llamándome Profesor. En realidad no le había dado clase, pero la ayudé algunas veces en el trabajo de fin de estudios. Aún en la calle me habló de la universidad que le había tocado, le pregunté por su vida en general y por si tenía algún trabajo de verano. Me comentó que todo le iba muy bien y entre risas me comentó que con el dinero de sus papás prefería tomarse el verano para relajarse y disfrutar. Le dije que mi verano estaba siendo parecido, pero sin tanto dinero para gastar y los dos volvimos a reír. Finalmente nos dimos cuenta de que los dos habíamos ido a la tienda que teníamos enfrente con el mismo objetivo, así que mientras seguíamos hablando entramos y empezamos a mirar la zona más veraniega. Ya tenían artículos para el otoño e incluso invernales pero, por suerte, aún tenían una gran variedad en bañadores, tanto para hombres como mujeres. A pesar de la gran variedad solo encontré uno que realmente me gustase así que después de buscar mi talla me acerqué hacia Julia, que ya había escogido cuatro o cinco bikinis para probarse.

Mi primera vez: sexo anal. Dolor y placer a la vez

El timbre de la puerta me sacó de mi ensimismamiento. Saber que el momento tan esperado había llegado por fin, había colocado mis nervios tan a flor de piel que mi corazón comenzó a palpitar y las manos me empezaron a sudar.

Un año en donde fui totalmente humillada en todo sentido

Mi amiga Clara me quiere mucho, pero a su manera. Hace tres años de esto, yo tenía diecinueve años. Mi amiga Clara me llamó por teléfono, diciéndome que, esa semana, no me penetraría analmente su novio allí en su piso y delante de ella; como había hecho la semana anterior. Había sido un detalle por su parte que ella hubiera supervisado la penetración anal que me práctico su novio Joaquín; porque al ser en su piso, sus amigotes no se sumarían “a la fiesta” con cualquier excusa de Joaquín como habían hecho varias veces. A cambio de no ser sodomizada esa semana, quería Clara que le hiciera un favor a Joaquín, así me lo explicó Clara:

Travesuras en una tarde que debería haber sido de estudio

Hola, he leído mucho los relatos de la página y créanlo que lo he disfrutado mucho, e hicieron que me decida a explorar mi sexualidad y me atreverá hacer “travesuras” que solo me han dado satisfacción. Totos me dicen Brooke y esto es por mi parecido a Brooke Shields, por mi piel blanca y mis ojos azules, además de mi cabellera rubia, entre otros atributos que me hacen una chica apetecible tanto para hombres como para las mujeres.