chupar senos

Tengo tres agujeros ¿Por qué no voy a usarlos? Soy esa chica que va a un prostíbulo para ser utilizada por cualquiera

Al entrar al prostíbulo me dí cuenta que estaba más oscuro de lo que esperaba, había luces de colores que alumbraban para todos lados y a la vez a ningún lugar, la música estaba muy fuerte, se sentía el ambiente cargado de deseo y sexo consumado. Me sentí insegura, se fue a la jodida toda la excitación de antes. La verdad, quería salir corriendo de allí lo más lejos que pudiera. Si hubiera visto una posibilidad para que no me cogiera el guardia de la entrada al querer escapar, lo hubiera intentado, pero ahora no quería que nadie me tocara.

La camarera que no paraba de mirarme

Un día estaba tomando un café en una cafetería del centro de la ciudad y quedaban muy pocas personas la noche se echaba en cima y la gente se marchaba, yo me había fijado en la camarera. Era bastante rolliza, morena de ojos verdes y tetas muy grandes, llevaba un vestido con un delantal blanco, ella se había dado cuenta de que la miraba y cada vez que nuestras miradas se cruzaban me sonreía, en eso se dirigió a mi y me dijo que ya era muy tarde y que iba a cerrar pues sólo quedábamos ella y yo, la comenté que me perdonase que no me había dado cuenta de la hora y que cuanto era, ella sonriendo me dio la cuenta y comentó que ella siempre solía tomar algo antes de irse a casa, pues vivía sola y le gustaba darse un paseo antes de dormir y si no me importaba que la esperase para tomar algo y charlar, yo la dije que encantada.

Esta sexy y puta perrita quiere toda la lechita

Soy nueva escribiendo en este portal, espero que les guste mi primer relato corto. Varias razones me motivaron a escribir sobre sexo, erotismo y amor. Una de esas razones es que siempre pienso en sexo, expresar y que lean mis fantasias, pertenecer al lector desnuda en mis verdades más intimas. A veces paso todo el día mojada, excitada… todos mis pensamientos se relacionan con sexo, cuando estoy en casa me masturbo hasta 3 veces en el día. También lo hago en el trabajo antes de comenzar o al terminar. Y es que el sexo, el erotismo y el amor integran todas las actividades de mi vida.

A Una Doctora Le Dan Su Medicina

Un medico diagnostica a una paciente. Rubén casi se cae al tropezar e intentar entrar a la obscura habitación desnudo, solo en interiores. La única señal de luz provenía de una pequeña ventana, la cual permitía pasar algunos rayos plateados de la luz de la luna. Se puso de pie e intentó encontrar desesperadamente a Sushita, su próximo festín, porque se la iba a comer en esa casa, la de su tía María. Sus ojos de repente brillaron cuando al fin pudo localizar una cama al otro extremo de la habitación, cerca de la pared.

Me encanta masturbarme con todo, me calienta demasiado que me miren

Me encanta masturarme, con todo lo que encuentro no importa que y si alguien me esta mirando mejor mas me calienta, me gusta mucho que me pidan que me mas turbe con diferentes cosas, desde frascos, comida, lugares todo es bienvenido para entrar en mi concha la dejo abierta para que entre todo, si leo un relato o veo un video porno, ya mi concha se moja y empiezo a buscar que meterme, hoy empecé con un frasco de desodorante pero después me aburrió y fui a buscar una banana, la cual me gustó mucho como se sentía, la saqué de mi concha mojada y empece a refregarme en la esquina de la mesa, ahí mismo tuve un orgasmo y me empape, cuando recordé que el esquinero de la cama es largo y tiene varias esferas así que fui y me metí el palo de lleno la concha empezó a latir y a dejar salir todo el líquido de adentro, otro orgasmo vino y necesitaba más por dios estar en cuarentena es terrible necesito que me metan una gran verga en la concha, tengo muchas ganas que me la metan en la calle de parado sosteniendo e de la cadera y dándome pija y pija como un animal en celo, fui a la cocina y agarre el exprimidor eléctrico el cual lo puse en el suelo y lo enchufe, con mis dedos agarre mis labios y los separé me metí el exprimidor en la concha el cual al hacer presión giraba y giraba cogiendome y explotando mi concha y mi clitoris acabe de nuevo chupe todo lo que salio y me lo trague, ahí fue cuando pensé en sentarme encima de una berenjena porque es muy gorda y me gusta sentir que se me abre la concha y se dilata, entonces puse una toalla en el piso sostuve la berenjena con mi mano mientras con la otra hacía presión y empujaba para que entre toda fue difícil y de la desesperación se rompió, frote mi concha en el brazo del sillón mientras sostuve un cepillo para que roze mi clitoris frote y frote hasta que largue otro orgasmo ya no daba mas, así son mis días, necesito una pija ya…. Que me gopeee la concha con las pelotas y si es posible que se meta toda adentro inclusive las pelotas también….

Esa noche tocaba futbol y es cuando le sale lo traviesa, ella se aburre mirando el partido y decide jugar conmigo para hacer que deje todo para darle bien duro

Otra que se va fuera. Buff. España no para de asediar la portería contraria, pero no hay manera de que la pelota entre y rompa el empate. Es lo que tienen estos partidos de la fase de grupos del Mundial: te enfrentas a rivales pequeños de Asia, Centroamérica o la Conchinchina que aparcan el autobús frente a la portería, y te hacen sufrir hasta que consigues abrir la lata.

Me encanta chupar y más en el colegio

Bueno trataré de resumir esta historia que es totalmente real he de aclarar. Sucedió cuando tenía 18 años, y de hecho sucedió en el colegio. Yo ya a esa edad obviamente tenía ganas de tener sexo o probar cosas nuevas, tenía una amiga (no diré su nombre) la cual siempre estuvo enamorada de mi, pero igual a mi no me interesaba, me caia muy bien y todo pero solo la veia como amiga. La verdad años atrás ya nos habíamos besado e incluso ya me había tocado el pene en el colegio aunque por encima del pantalón al igual que yo ya le había tocado la vagina. Un día se me ocurrió proponerle que me chupara el pene ahí mismo en el colegio, ella accedió muy facilmente pero me dijo que tenía que pagarle, no recuerdo la cantidad pero al final no le di nada jaja.

Mi jefe me follo como una zorra en su apartamento

En un anterior relato conté como mi jefe en su oficina me dio el mejor sexo de mi vida algo que el que decía ser mi novio no pudo o no qjizo. Hoy les contaré algo que pasó en una de esas ocasiones en las que tuvimos sexo con mi jefe que llegó a ser una relación sexo-trabajo ya no se como definirlo porque ni fuimos pareja ni amigos.

Nueva ciudad, nuevos vecinos y nuevas aventuras sexuales

Hola a todos. Les dejo un nuevo relato. Que sucede cuando cumplo 25 años y por cosas del trabajo debo mudarme a una nueva ciudad donde consigo un pequeño departamento y ahí conozco a los castillo, una pareja de ancianos que se ofrecen a hacerme compañía y darme su apoyo.