apuestas sexuales

Tengo una hija que nació cuando mi esposa tenia 18 años, ella tiene ahora 19 años y yo 40, cuando lo que relato sucedió, mi esposa trabaja de administradora de un vídeo club

Esto fue tan cierto, que cuando lo recuerdo no puedo dejar de masturbarme como si fuera la primera vez. Tengo una hija que nació cuando mi esposa tenia 18 años, ella tiene ahora 19 años y yo 40, cuando lo que relato sucedió, mi esposa trabaja de administradora de un vídeo club en el cual entramos y nos llevamos las películas que deseamos sin hacer el recibo de renta, por supuesto este vídeo club tenia de todo tipo de películas.

Le chupo la verga al repartidor y mi marido observa

Nuestros protagonistas establecen una relación de Infidelidad consentida, incluir a un tercero o varios que complementen las carencias sexuales de la pareja. Pocas parejas se atreven a plantear tener una infidelidad consentida que, desde el momento que se es consciente deja de ser infidelidad.

Ella es una putita muy sumisa que me considera su amo y señor, le hago lo que quiero cuando quiero y se deja usar como un pedazo de carne

Estoy en cuatro en el suelo frío de la habitación, como mi Amo me ordeno me duelen las rodillas estoy desnuda esperando por el, y deseosa por sentir su deliciosa tacto lo ansió me ordeno esperarlo en 4 sin ropa interior y obedezco debo hacerlo siempre ya que si obedezco seré premiada, no se cuanto tiempo a pasado siento como si fueran horas cuando siento la puerta dedel apartamento abrirse lentamente, mi sangre comienza a bombardear como loco, mi respacion se acelera, no dice nada pero se que es el su increíble aroma inunda mis fosas nasales. Muerdo mis labios no debo hablar sin que el hable primero, es una de su reglas.

Un chico culturista acaba siendo usado por un dependiente vicioso

Fue uno de los veranos más calurosos que recuerdo, el de 2016. El termómetro rondaba los 40 grados, era imposible dormir con la cara adherida a la almohada. Entre el agobio del calor y el disgusto de haber roto con mi novio, decidí escaparme un fin de semana por Alicante, una ciudad cuyo ambiente marítimo siempre me ha encantado, así que tras coger mi deportivo me planté en el hotel en un pispas.

Orgía familiar y una tortura sexual que jamás se olvidarán

Bruno (se hacía llamar Bruce) tenía 78 años, era alto, de pelo largo y cano. Lucía una barba blanca al más puro estilo Valle Inclán. Vestía con trajes hechos a medida, llevaba un Rolex en el pulso, dos diamantes en sendos anillos, una pulsera y una cadena, ambas de oro… Y es que los laboratorios farmacéuticos de los que era propietario le daban para eso, para seis autos, entre los que estaban un lamborghini, un porsche y un ferrari, para un castillo en Escocia, una mansión, para haberse casado con una espectacular mujer de 32 años, y para todo lo que se le antojase.

Me convierto en la perra de mi mascota

Antes de empezar quiero decirles que porfin me anime a sacarme una foto teniendo sexo con un perro aqui se las dejo, tambien me grave en un video si quieren verlo entren a mi perfil para que lo puedan ver

Después de haberlo hecho con Don Manuel me di cuenta de que no había vuelta atrás, me transformé en una puta. Y al poco tiempo hice un trio, mi primera vez con dos machos

Hola amigos y amigas soy yo Nicol jijiji, después de mi aventura con Don Samuel me di cuenta que ya no había vuelta atrás, me había transformado en un autentica putita sedienta y adicta al delicioso y caliente néctar de los hombres, ya no podía ni quería parar, necesitaba otra experiencia quería mas vergas gigantescas que me penetren por mis orificios y me bañen en leche caliente.

Me encontré con Carlos, el chico que a los 16 años acabó con mi virginidad, y dos chicos más con los que había mantenido una aventura de juventud

Qué alegría sentí al recibir aquella carta, se trataba de la asociación de ex alumnos de mi escuela, realizaron un encuentro de varias promociones, me encontraría con mis amigas de la infancia a las que hacía más de 30 años que no veía, y es que al casarme hace 25 años, me fui de mi ciudad alejándome de todo aquel ambiente de juventud. Suponía dejar un fin de semana a mi marido y los hijos, yo iría a casa de mis padres con la correspondiente alegría de estos.

Una tarde de estudios con mi hijo se convierte en un desenfreno sexual

Hola, voy a contarles algo que me sucedió hace unos meses. El relato es real, y tan apegado a lo que realmente pasó como la memoria me lo permite. Dude bastante si contarlo o no, y como es algo que no voy a poder hablar nunca con nadie, lo cuento aca como un descargo. Solo daré mi nombre y de nadie más debido a las posibles asociaciones.