Caperucita y el lobo cazándose sexualmente

El cosquilleo que acompaña la adrenalina en un momento de cacería es algo único. Acechar a tu presa analizando cada movimiento y expresión mientras imaginas el inmenso placer que tendrás cuando esté entre tus garras, sin oportunidad de escapar, sobrepasa mucho de los grandes placeres de este mundo. Y por cacería no me refiero al crimen contra un animal, sino a ese momento donde ves algo que realmente deseas y te sabes con el poder de conseguirlo sin forzar en demasía la situación pues, a final de cuentas, será la presa quien se rinda voluntariamente.

A los 16 años me convertí oficialmente en una zorra, pude follar con el chico que siempre quise y eso fue una gran sorpresa

A nadie sorprende hoy en día ver a adolescentes zorrear sin importar dónde ni con quién, pero cuando este relato tuvo lugar, las chicas aún teníamos que fingir que vivíamos ajenas al sexo, y que temas como el porno o la masturbación eran cosa solo de chicos. Por eso, lo que os vengo a contar hoy es cómo a los 16 años me convertí oficialmente en una zorra.

Internet Y Yo: Historias Reales

Historia I Hola mi nombre es Dany, tengo 39 años, lo que voy a relatarles es verídico 100 x 100. Son mis experiencias sexuales por Internet. Me animé a escribir pues creo que puede servirle a otra persona indecisa e incrédula de los beneficios de la Web. Soy de Argentina, ciudad de La Plata, mi cuerpo no es atlético, soy delgado, tampoco soy alto, y dicen mis amigas del Chat que no soy feo. Debo de decir que soy una persona muy sexual, con formación oriental (en cuanto a sexo) ya que además de mi trabajo habitual soy una persona que ha estudiado toda su vida las ciencias ocultas, como el Tarot, la Parapsicología. Mitología Egipcia, entre otras cosas. Siento que la sexualidad debe ser libre, mas allá de lo que te pueden enseñar en tu iglesia. A edad temprana veía a los sacerdotes con curiosidad, ya que no se puede ir en contra de lo que creo Dios, la sexualidad, es como si te dijeran que comer es pecado. ¿Podrías dejar de hacerlo? Me case muy joven, 18 años, mis amigos siempre se burlan de ese tema, ya que mi mujer es hermosa y me dicen que solo un mago como yo podía hacer que se enamorara de mi.

Volviéndose la sumisa de su ginecólogo

Estaba nerviosa, nunca me habían gustado las revisiones ginecológicas, tenía cierto apuro al tener un hombre contemplando mi sexo desnudo para meterme un palito en la vagina, pero llevaba varios días con dolor de ovarios y mis compañeras de trabajo me instaron a que fuera a hacerme una revisión.