Category: Voyeurismo

Espiando a una hermosa madura en el parking del gimnasio

El trabajo y la universidad me estaban quitando mucho tiempo libre, pero por suerte, el polideportivo al que siempre había ido amplió su horario por las noches para hacer competencia a los gimnasios 24 horas. Por las noches no dejaban todo el espacio disponible, solamente salas de máquinas y duchas.

Disfruto demasiado que me vean sin ropa interior

En mi relato anterior les conté cómo conocí a Manuel y a Raúl, que aunque eran dos desconocidos, terminamos en una mini orgía. Les dije dónde me estaba quedando, un hotel sencillo que está cerca del Monumento a la Revolución. Ya estábamos cerca y los dos coincidieron en que tenían cosas qué hacer, además yo debía descansar porque al día siguiente tenía otra reunión en la mañana. En el trayecto Raúl manejaba y Manuel me abrazó como si fuéramos grandes conocidos. Ya su mano con más confianza bajaba por mi entrepierna. Y notaba su respiración entrecortada. Yo me dejé hacer, estaba ya más mareada que cuando subimos al auto y ya iba medio dormida.

Mi hermana menor y su diario íntimo, una chica bastante cachonda

Hoy voy a relatar en sa versión original, un texto que acabo de leer y que me ha dejado boca abierta. Mi hermana pequeña acaba de enseñarme las últimas páginas de su diario, que en sí es muy sorprendente, nunca he leído ni una frase de su diario. ¿Por qué? No lo sé exactamente, quizás por picardía para que sepas que ellos también un día han faltado a sus principios y a lo visto fue la única vez en 20 años de vida en pareja. O para revivir conmigo un momento mágico de su vida. Ella y su marido viven desde el día que se conocen muy liados el uno al otro y solo el uno al otro y desde que tienen sus dos hijos casi viven evolucionando entorno a los dos pequeños y parecen muy felices así. No comparten la vida liberal que llevamos Stone y Yo, lo que no impide una buena relación familiar cada uno llevando la vida que le apetece. Mi hermana me ha dado la autorización de publicar este relato sabiendo que nadie la relacionara con lo ocurrido, yo no firmo con mi nombre real y esta convencida que nunca su marido entrara en una página Web de relatos eróticos. Entonces vamos al grano, estoy entusiasmada y excitada:

Mi compañera de piso es una escort y a mi me gusta mirar

Poco después del congreso, la empresa me ofreció una comisión temporal en otra ciudad, aproximadamente un año para mejorar mi formación. Me pareció una buena oportunidad para vivir en Madrid por una temporada, sabiendo que luego volvería a mi anterior puesto. Avisé a mi casero y me dediqué durante un mes a finalizar las tareas pendientes y repartir las que no podría terminar, así como a formar al compañero que asumiría mi cargo durante mi ausencia. Al finalizar el mes tenía todo preparado: había localizado un apartamento compartido a buen precio, había preparado las cosas que me llevaba y mandado el resto a casa de mis padres y me despedí de mis amistades por un año.