Category: Fantasías

Mi espectacular experiencia con un arnés, demasiado excitante, demasiado caliente

Resoplaba como un búfalo después de pelearme como una manada de leones hambrientos, mi abdomen estaba lleno de mi propio semen y el culo me ardía como si hubiese pasado por allí un convoy del metro y mis ojos estaban cerrados porque mi corrida no había sido de este mundo y mi orgasmo me había sacudido hasta las ternillas de mi orejas; pero perdonar que no me haya presentado y que comenzase por el final, me llamo Joan y un tipo normal, que le gustan las cosas normales, que tiene aspecto normal, vamos, alguien que por la calle no llamaría la atención de ninguna manera; quizás lo único que podría parecer que no es normal es que soy árbitro de rugby y en mi vida “normal” mando sin que nadie pueda replicarme y por eso en mi otra vida busco otro tipo de experiencias que sean radicalmente distintas a las mías.

En la primera cita mamo la verga gruesa y venosa de un gringo

Nos encontramos en un café en el centro de Santiago; era la primera vez que nos veíamos físicamente. Günter era un hombre de 1,75 mt., de contextura gruesa pero sin llegar a ser gordo, de ojos grises y penetrantes; sus manos era grandes, con una calvicie bastante pronunciada, bigotes canos y gruesos. Su trato era el de una persona educada.