Category: Confesiones

La historia profunda de cómo me volví un cuernudo y lo acepto totalmente pero además sobre como acepte mi propia sexualidad

Regrese dos meses antes por una tontería administrativa, mi permiso de seis meses debía renovarse por dos meses mas y resulto que tenia hacer el tramite personalmente. Mi primera intención fue contarle a mi esposa que estaría dos o tres días en casa pero no logre contactarme con ella pues el teléfono del pequeño aeropuerto estaba en mantenimiento y en aquellas lejanías no había cobertura de celular. Luego de seis horas de agitado vuelo en un bimotor tan viejo que si me hubieran dicho que sirvió en la segunda guerra lo hubiera creído sin titubear.

Una de mis aventuras sexuales con el vecino

Como les comenté en mi historia pasada con mi vecino, Marcelo y yo comenzamos nuestras “aventuras” hablando de sexo, así que ya sabe sobre mi colección de juguetitos je,je. Al parecer, para él es un asunto de novedad, porque su mujer no los usa y no tiene conocimiento de que algunas de las chicas con las que ha salido los tuviera, así que me ha hecho un montón de preguntas, los hombres y su morbosa curiosidad.

Todo por una buena calificación, me puse bien puta y me dejé follar por mi profesor, la nota era mucho más importante

Aquel verano cada vez era mas caluroso. Las recuperaciones se acercaban y no aguantaba pagar el año que viene más dinero por esta miserable carrera. El suspenso me habia caido encima. Habia llorado y suplicado asi que decidí reclamar. Desde siempre me habia gustado ir guapa a la universidad y mas cuando tenia cosas importantes que hacer. A mis 19 años tengo un buen cuerpo y me se lucir. Tengo un pelo muy largo y sexy, al igual que mis piernas. Siempre voy bien depilada y mis labios son muy jugosos. Me puse un vestido muy veraniego para no pasar calor y me fui hasta la universidad. Estaba nerviosa pero no impaciente. Al llegar al despacho no escuche nada asi que decidi llamar. Mi profesor de siempre. Serio. Formal. Padre de familia. Algo gracioso y con tripita cervecera. Entre con fuerza. Manuel que asi se llamaba me miro de arriba a abajo algo extrañado y a mi me intimido.

Hace poco un joven comenzó a trabajar como taxista, su primera clienta fue una joven de 19 años con la que follo como loco

Acudía a aquella plazoleta con frecuencia, de cinco a seis y media de la tarde, excepto fines de semana. Era un rato exclusivo para mí, un rato íntimo e  intransferible. Sin parientes, sin vecinos, sin amigos. Solo. Yo y mi tablet, más el banco de piedra, la catedral dándome sombra, casas señoriales del siglo XV delante y calles peatonales de adoquines en derredor, así como árboles, palomas y pajarillos. Allí navegaba por los mares de Internet, wasapeaba, escribía, leía, escuchaba música… Podía permitírmelo porque trabajaba de 08:00 a 15:00, el horario típico de los funcionarios copiado por un taxista novato heredero de un taxi.

Muchos pensaran que fue una violación, puede que haya sido así. Pero marco mi vida, gracias a mi primo descubrí lo mucho que me gusta la verga

Mi historia comienza desde que era niño, soy hijo único y vivía con mi madre y mi abuela y una de mis primas de unos 4 años mayor que yo ya que su mamá se fue a trabajar fuera de el país, vivimos en una tipo vecindad donde vive toda la familia obviamente en diferentes casas en el estado de Puebla México , y siempre nos juntábamos todos los primos a jugar o más bien se juntaban todas mis primas y yo era el único niño de vez en cuando se juntaban dos de mis primos mayores que nosotras pero rara ala vez.