Category: Autosatisfacción

No puedo parar de masturbarme. Incluso cuando tengo la regla

Estoy tumbada en la cama mientras pienso en las ganas que tengo de follar, hace días que no puedo parar de pensar en otra cosa. Sin darme cuenta me encuentro acariciando mi abdomen, mi cintura, voy subiendo hasta llegar a los pechos. Comienzo a acariciarlos poco a poco, con cariño, pues están muy sensibles debido a la regla. Mis pezones están erectos y yo cada vez estoy más y más cachonda. Me quito la camiseta y los pantalones, quedándome sólo con las bragas puestas.

Soy una viciosa que disfruta masturbándose. Un placer increíble

Masturbarse es existir el momento, imaginación, necesidad y deseo. Es celebrarte y celebrar el regocijo. Todas desde niñas adquirimos nuestras mañas aprendidas en juegos solitarios. Después algunas inolvidables veces en sublimes pajas compartidas y cuando acabaste con una amiga mirándose a los ojos esa energía de venirte al unísono te lleva con ella de la mano al paraíso para siempre. Puede ser un vicio cibernético, manual, asistido público o privado.

Después de follar con mi tío, me masturbe con dos juguetes sexuales para ver si sentía algo de placer luego de mi situación horrible.

La verdad si echaba de menos a mi tio. Aunque no faltaba quien me invitara a salir, no era lo mismo salir con chavitos de mi escuela a salir con mi tio y sobre todo me cumplia mis caprichitos. Igual las cogidas que me habia dado me habian dejado con ganas de mas, y ahora al ignorar mis mensajes me hacia odiarlo. Bueno, no odiarlo pero si me caía mal jajaja.

Me encanta masturbarme con todo, me calienta demasiado que me miren

Me encanta masturarme, con todo lo que encuentro no importa que y si alguien me esta mirando mejor mas me calienta, me gusta mucho que me pidan que me mas turbe con diferentes cosas, desde frascos, comida, lugares todo es bienvenido para entrar en mi concha la dejo abierta para que entre todo, si leo un relato o veo un video porno, ya mi concha se moja y empiezo a buscar que meterme, hoy empecé con un frasco de desodorante pero después me aburrió y fui a buscar una banana, la cual me gustó mucho como se sentía, la saqué de mi concha mojada y empece a refregarme en la esquina de la mesa, ahí mismo tuve un orgasmo y me empape, cuando recordé que el esquinero de la cama es largo y tiene varias esferas así que fui y me metí el palo de lleno la concha empezó a latir y a dejar salir todo el líquido de adentro, otro orgasmo vino y necesitaba más por dios estar en cuarentena es terrible necesito que me metan una gran verga en la concha, tengo muchas ganas que me la metan en la calle de parado sosteniendo e de la cadera y dándome pija y pija como un animal en celo, fui a la cocina y agarre el exprimidor eléctrico el cual lo puse en el suelo y lo enchufe, con mis dedos agarre mis labios y los separé me metí el exprimidor en la concha el cual al hacer presión giraba y giraba cogiendome y explotando mi concha y mi clitoris acabe de nuevo chupe todo lo que salio y me lo trague, ahí fue cuando pensé en sentarme encima de una berenjena porque es muy gorda y me gusta sentir que se me abre la concha y se dilata, entonces puse una toalla en el piso sostuve la berenjena con mi mano mientras con la otra hacía presión y empujaba para que entre toda fue difícil y de la desesperación se rompió, frote mi concha en el brazo del sillón mientras sostuve un cepillo para que roze mi clitoris frote y frote hasta que largue otro orgasmo ya no daba mas, así son mis días, necesito una pija ya…. Que me gopeee la concha con las pelotas y si es posible que se meta toda adentro inclusive las pelotas también….

Me desperté mojada y me tuve que masturbar

Me desperte tan mojada y caliente que deicidi ir al baño a darme una ducha, pero realmente estaba muy mojada, tanto que cuando me saque la tanga chorreaba por mis piernas, asi que meti en la ducha y empece a tocarme las tetas, la concha, me meti los dedos primero dos, despues 3 y agarre un cepillo de dientes para fortarlo por el clitoris, lo frote y lo frote, y le di muchos golpes para que el cepillo raspara mi clitoris,era demasiado poco asi que lo meti adentro junto con otro, mientras me masturbaba con los cepillos, me di cuenta que tenia uno mas grande un cepillo de ducha, asi que los deje y poniendole jabon a ese cepillo empece a frotarme la conche muy fuerte, seguia teniendo orgasmos y chorreando todo, asi que sali de la ducha y agarre el secador de piso, no dude en meterme el palo me di fuerte con ese palo duro para tener otro orgasmo , el problema era que el pelo era finito y yo necesitaba sentir la concha explotada, reventada, mientras el pelo me penetraba me daba golpes con el cepillo de cerdas gruesas en el clitoris, la concha ya la tenia roja, hinchada, latia y expulsaba liquido no paraba de tener orgasmos uno tras otro.